This Page

has been moved to new address

la vida no trae instrucciones

Sorry for inconvenience...

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
la vida no trae instrucciones: noviembre 2006

martes, noviembre 28, 2006

 

Luisana

Ésta es mi sobrina. Mi única sobrina, hasta ahora. ¿Es o no es la cosa más linda que han visto en los últimos tiempos?. Tiene apenas un mes de vida, aunque en esa foto tenía mucho menos: tan sólo un par de horas. Desde entonces no la veo. Estoy acá a cinco horas de ella, de su mamá (mi hermana) y también de la mía y de mi familia entera. Así que mañana, tomando como excusa unas elecciones presidenciales que en realidad no es que me vayan ni me vengan demasiado, me voy para mi pueblo, que queda precisamente allá donde el diablo dejó botada la cédula en unos carnavales, a ver a mi mamaíta, a mi papi y por supuesto a esta preciosura que dan ganas de comérsela a besos.
Porque lo que soy yo, ya me harté de la peleadera que tiene este país en asuntos políticos y también en todos los demás asuntos, y esta persona pequeñita es una de las pocas cosas que me sigue dando esperanzas. Por eso me excuso, con su venia, abandono el blog por unos dias y nos vemos después de las elecciones.

lunes, noviembre 27, 2006

 

De la fragilidad y las camillas de hospital

Acostada en la fría camilla, me miro en el espejo del fondo, horizontal y frágil, demacrada, cubierta tan sólo por esa ficción azul que es la bata de un hospital. Me han dejado sola, con este aparato que me sujeta con pinzas los tobillos y las muñecas, y esos círculos de metal succionándome la piel del pecho. Yo sólo me miro al espejo. Ya regresarán. Para ellos soy sólo esa línea roja, irregular e intermitente, que va escupiendo la máquina sobre una cinta de papel. Mi corazón sobresaltado, mi temor de mi propia imagen en el espejo, ese rostro gris, desvaído, envejecido prematuramente por el continuo malestar, nada de eso importa ahora.
Sólo somos el espejo y yo, la inútil cubierta azul y yo, que es lo mismo que decir, mi desnudez y yo. E intento reconciliarme con mi cuerpo enfermo, que sabe que por momentos lo odio por frágil, por inconsistente, por traicionarme cuando más lo necesito. Pero sé que también lo he traicionado, lo he maltratado y he llegado a querer abandonarlo.

Nos concedemos mutuamente amnistía y esperamos el regreso del médico.

Etiquetas:


domingo, noviembre 19, 2006

 

La vida embalada

Reúne todos tus recuerdos y mételos ordenadamente en cajas de cartón. Elige un sistema o invéntalo, por orden alfabético, color, tamaño o fecha. Cierra la caja y clausúrala con cinta de embalar.
En ese proceso se te quedarán uno o dos momentos del pasado que no caben en ninguna caja. Todas están llenas, o ninguna tiene la forma adecuada. Deberás respirar profundo y dejarlo atrás. Lanzarlo sin mirar al fondo de una bolsa de basura, o regalarlo, venderlo, o simplemente dejarlo en el lugar que abandonas como si lo hubieras olvidado. En cualquiera de los casos deberás tomar aire y valor, todo en uno, sabiendo que ese objeto que dejas te ata a un momento que no quisieras abandonar, y que desde ese instante, te irá dejando poco a poco hasta que ya no exista en tu memoria, que es lo mismo que no haber pasado.
Una vez que hayas dejado todo en cajas -o en bolsas de basura, o en manos de algún incauto-, llama al servicio de mudanzas. Te dejarán sin un céntimo y maltratarán los pocos souvenirs de tu pasado que pudiste conservar. Arrojarán tu vida, contenida en cajas de cartón- al fondo de un camión y la dejarán maltrecha y abandonada en un nuevo lugar, tan vacío como éste que ahora abandonas, de pie en la puerta, con la mano en el pestillo y una leve indecisión difícil de identificar.
No mires atrás, no querrás convertirte en sal. Deja que los momentos vividos en el sitio que ahora abandonas, se disuelvan en el aire sin tu presencia, sin nadie que los rememore en esas mismas paredes. Inevitablemente algo cambiará, cosas se perderán y no volverás a verlas nunca, y otras quedarán como sobrevivientes del naufragio de tu mudanza. De cualquier modo, no mires atrás. Tienes por delante un montón de cajas de cartón por desempacar.

Etiquetas:


This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]