This Page

has been moved to new address

la vida no trae instrucciones

Sorry for inconvenience...

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
la vida no trae instrucciones: junio 2007

viernes, junio 29, 2007

 

Monte Ávila anuncia los ganadores del Concurso de Autores Inéditos en: Poesía y Literatura Infantil

El pasado 22 de junio Monte Ávila anunció los ganadores del Concurso de Autores Inéditos en el género de Poesía, y el 25, los correspondientes ganadores en Literatura Infantil.
En literatura infantil, el jurado estuvo conformado por el escritor brasileño Luiz Carlos Neves, la escritora venezolana Marissa Arroyal y Carolina Álvarez, editora y especialista en literatura infantil. Tres obras fueron premiadas: Blog de la niña que soy, de Edith Márquez Mora, Estevan sobre ruedas de Raquel Méndez Manno, y Criaturas de la noche, de María Gabriela Ramos.
En el renglón de poesía, el jurado estuvo formado por Daniuska González, Darío Lancini y Miguel Márquez, y fueron dos las obras premiadas: Detrás de los erizos, de Santiago Acosta y Poesía, de Evelia Eufemia Brito Padrón.
El premio del concurso consiste en la entrega de un millón de bolívares a cada ganador y la publicación de las obras en Monte Ávila Editores.

Etiquetas: ,


 

No debería estar aquí, pero estoy

Señoras y señores, el lunes próximo termino (si Dios quiere y me ayuda) mi último examen. Para ser exactos, el lunes presento mi último examen y mis últimos dos trabajos. ¿Que por qué eso es relevante?... Bueno, no lo es, pero para mí significa que habré terminado la carrera.
Ustedes, de seguro, saben lo que se siente. Liberación. Terror. Todo junto. Pero en todo caso (¡Dios mío, gracias!) ya no más trabajos de Derecho Administrativo, ya no más exámenes, pero sobre todo, ya no más levantarme de madrugada para alcanzar una iguana* y pasar toda la mañana esperando profesores que jamás llegan, y sólo entonces, a eso de las once a.m, darme cuenta de que he malgastado medio día de mi vida estúpidamente.
Terror. No sé de qué voy a vivir, no sé si voy a conseguir trabajo o clientes, no sé si, una vez que los consiga, pueda defenderlos como es debido. En resumen, no sé si logré aprender algo, a pesar de la Universidad. Sin embargo, el terror es más superable (para mí, al menos) que la sensación de inutilidad e impotencia que ha significado el último año, la larga secuencia de mañanas como la antes descrita (estudiar toda la noche, levantarse trasnochado, de madrugada, correr, comprimirse entre doscientas personas en la iguana*, esperar por un examen que no sucede, que es postergado, etcétera. A veces, correr por una bomba lacrimógena, saltar las barandas del primer piso, caerme por las escaleras y tragarme la bomba de todas formas.)
En resumen, y para hacer corta la historia, el lunes termino las clases. Por fin podré organizar mi tiempo de un modo productivo, en vez de desperdiciarlo inútilmente. Por fin, quizás, podré escribir.
¿Será cierto, o estaré soñando? En todo caso, no debería estar aquí, así que me voy a casa a hacer esos dos trabajos que mencioné. Si me lo permito.

Etiquetas:


domingo, junio 24, 2007

 

Acá no llueve

"¿De qué se nutre la nostalgia?
Uno evoca dulzuras
cielos atormentados
tormentas celestiales
escándalos sin ruido
paciencias estiradas
árboles en el viento
oprobios prescindibles
bellezas del mercado
cánticos y alborotos
lloviznas como pena
escopetas de sueño
perdones bien ganados
pero con esos mínimos
no se arma la nostalgia
son meros simulacros
la válida la única
nostalgia es de tu piel"
(Mario Benedetti)


Acá no llueve. Qué puedo decirte, quisiera que lloviera, porque el clima no concuerda con mi estado de ánimo. No sé si ponerme al sol y tratar de que se me llene el alma de amarillo incandescente, o cerrar todas las ventanas y fabricarme un invernadero de nostalgia para extrañarte a gusto. Con el océano de por medio, acá no llueve, y sé que allá tampoco, y de seguro te hace falta también una tormenta, o una llovizna pausada, para hacerle espacio al lugar común y extrañarme como Dios manda. Pero qué diablos, no llueve, y entretanto yo tengo que barrer y lavar la ropa, y salir, hacer mercado, y todas esas cosas que no haría si lloviera, y tú de seguro tienes que salir también, dar vueltas por La Habana, comprar alguna talla de madera o un paquete de maní dulce, regresar al hotel, en vez de lo que harías si lloviera (y si lloviera como llueve en Cuba, rotunda y gravemente): meterte en la cama y pensar morosamente en mí.
Entretanto, el observatorio anuncia una tormenta gigantesca en Valencia, de ésas que vienen con deslaves y derrumbes, y eso significa, por supuesto, que el cielo está azulísimo y despejado como nunca.
No llueve. Y yo te extraño.

Etiquetas:


 

Sobre la "reforma" de la Constitución

Algunos de los que me conocen se quejan de que no me quejo, ("la chavista"), y de que, en consecuencia, tengo los ojos vendados y el cerebro lavado y soy una más de un conglomerado que no piensa, sólo sigue. Yo siempre he contestado con una máxima muy sencilla: cuando llegue el momento en que algo me preocupe de verdad, lo diré.
Pues bien, ese momento ha llegado.
El proyecto de "reforma" de la Constitución que se discute en la Asamblea Nacional plantea que el ejecutivo nacional tendría la potestad de crear provincias, o entidades federales. Según entiendo, o mejor dicho, según se desprende de lo que he leído en distintos medios (de uno y otro lado) esto implica organizar los estados (y reorganizarlos y desorganizarlos cada vez que se quiera) en algo semejante a las "provincias" en las constituciones posteriores a la Colonia (doscientos años de retrocesión legislativa, nada más). Y no hablamos de organizar el territorio de un modo distinto, en la nueva Constitución: hablamos de que el Ejecutivo Nacional podría decidir cualquier día (con aprobación de la Asamblea, claro) que Aragua y Carabobo son una sola provincia, y volver a decidir, la semana siguiente, que ahora no son Aragua y Carabobo, sino Aragua y Guárico. Pero eso no es, ni siquiera, lo que me preocupa. Continuemos.
Además, se dice que la Asamblea Nacional tendría la potestad, no sólo para remover de su cargo a los Magistrados del TSJ, al Defensor, al Procurador, etcétera (que ya las tiene, y que en un Estado estable no revestiría mayor gravedad) sino, y agárrense de las sillas, también a los Gobernadores de Estado (no sé si también a otros cargos de elección popular). Esto, claro, previa presentación de memoria y cuenta, y en el caso de que ésta no se apruebe. (Wow, qué condición tan difícil).
Ahora sí, vamos a lo que me preocupa, y empecemos por partes. Voy a evitar dar vueltas por otros elementos que contiene esa reforma, y me voy directo al punto que ocupa este post. La Constitución de 1999 contiene una cláusula, en su artículo sexto, que establece lo siguiente:

Artículo 6. El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y de las entidades políticas que la componen es y será siempre democrático, participativo, electivo, descentralizado, alternativo, responsable, pluralista y de mandatos revocables.

Aquí va la clase de Derecho Constitucional Elemental. Este artículo, señores, contiene lo que se denomina una cláusula pétrea. Esto significa que, mediante la sencilla expresión "es y será siempre", se deja sentado que estos principios no pueden ser cambiados en posteriores constituciones, ni siquiera mediante una Asamblea Constituyente, mucho menos por medio de una simple reforma.
Y eso de la descentralización, ¿con qué se come? Ya sabemos que la descentralización implica un traspaso de poder hacia las entidades regionales, una cierta autonomía, una cantidad de cosas que no existen si el órgano legislativo nacional puede remover gobernantes que fueron electos por votación.
Otro detalle. Hace un par de semanas, el (ilustre doctrinario) doctor Edgar Núñez Alcántara nos decía, en su columna en el Diario El Carabobeño, algo que no puedo yo decir más claramente que como lo explicó él, pero que es un principio fundamental de nuestra formación como Estado: los "niveles" de poder (Nacional, Estadal y Municipal) no se encuentran organizados jerárquicamente, son simple y llanamente distintas entidades con distintas funciones y potestades según la Constitución (la vigente, sabe Dios). Mal podría un órgano del poder Nacional (llámese la Asamblea Nacional o la Presidencia de la República) tener una injerencia tal en las funciones regionales, como remover gobernadores o reorganizar el territorio a voluntad, y mantenerse incólume la descentralización. Una cosa o la otra. En resumidas cuentas, eso no es una reforma. Tampoco es una Constituyente. Es una barbaridad que atenta contra los principios fundamentales de nuestro pacto social como nación.

Etiquetas:


sábado, junio 23, 2007

 

Papel Literario de hoy: Lugares comunes

Olvidé decirles esto. Hoy, en el Papel Literario del diario El Nacional, han publicado un interesante trabajo sobre los lugares comunes en la literatura. Contiene un ensayo de Sandra Pinardi, un artículo de Harry Almela titulado "Teoría y Práctica del Lugar Común", una reseña del libro "Exégesis de los lugares comunes" de León Bioy, a cargo de Nelson Rivera, y las opiniones de ocho "jóvenes narradores venezolanos" (en palabras de la gente de Papel Literario), los cuales somos: Roberto Martínez Bachrich, Jesús Nieves Montero, Enza García, Carlos Ávila, Miguel Hidalgo Prince, Mario Morenza, Carlos Villarino y una servidora. Para que no digan que no les dije.

Etiquetas:


 

Tu nombre - Jaime Sabines

Para cerrar esta mañana de citas, les dejo esto de Jaime Sabines. Mañana escribiré yo. Hoy, sólo quiero leer.

Trato de escribir en la oscuridad tu nombre.
Trato de escribir que te amo.
Trato de decir a oscuras todo esto.
No quiero que nadie se entere,
que nadie me mire a las tres de la mañana
paseando de un lado a otro de la estancia,
loco, lleno de ti, enamorado.
Iluminado, ciego, lleno de ti, derramándote.
Digo tu nombre con todo el silencio de la noche,
lo grita mi corazón amordazado.
Repito tu nombre, vuelvo a decirlo,
lo digo incansablemente,
y estoy seguro que habrá de amanecer.

Etiquetas:


 

El amenazado / Jorge Luis Borges

Es el amor. Tendré que ocultarme o que huir.
Crecen los muros de su cárcel, como en un sueño atroz.
La hermosa máscara ha cambiado, pero como siempre es la única.
¿De qué me servirán mis talismanes: el ejercicio de las letras,
la vaga erudición, el aprendizaje de las palabras que usó el
áspero Norte para cantar sus mares y sus espadas, la serena
amistad, las galerías de la biblioteca, las cosas comunes,
los hábitos, el joven amor de mi madre, la sombra militar de
mis muertos, la noche intemporal, el sabor del sueño?
Estar contigo o no estar contigo es la medida de mi tiempo.
Ya el cántaro se quiebra sobre la fuente, ya el hombre se
levanta a la voz del ave, ya se han oscurecido los que miran por
las ventanas, pero la sombra no ha traído la paz.
Es, ya lo sé, el amor: la ansiedad y el alivio de oír tu voz,
la espera y la memoria, el horror de vivir en lo sucesivo.
Es el amor con sus mitologías, con sus pequeñas magias inútiles.
Hay una esquina por la que no me atrevo a pasar.
Ya los ejércitos me cercan, las hordas.
(Esta habitación es irreal; ella no la ha visto.)
El nombre de una mujer me delata.
Me duele una mujer en todo el cuerpo.

Etiquetas:


 

El amenazado / Jorge Luis Borges

Es el amor. Tendré que ocultarme o que huir.
Crecen los muros de su cárcel, como en un sueño atroz.
La hermosa máscara ha cambiado, pero como siempre es la única.
¿De qué me servirán mis talismanes: el ejercicio de las letras,
la vaga erudición, el aprendizaje de las palabras que usó el
áspero Norte para cantar sus mares y sus espadas, la serena
amistad, las galerías de la biblioteca, las cosas comunes,
los hábitos, el joven amor de mi madre, la sombra militar de
mis muertos, la noche intemporal, el sabor del sueño?
Estar contigo o no estar contigo es la medida de mi tiempo.
Ya el cántaro se quiebra sobre la fuente, ya el hombre se
levanta a la voz del ave, ya se han oscurecido los que miran por
las ventanas, pero la sombra no ha traído la paz.
Es, ya lo sé, el amor: la ansiedad y el alivio de oír tu voz,
la espera y la memoria, el horror de vivir en lo sucesivo.
Es el amor con sus mitologías, con sus pequeñas magias inútiles.
Hay una esquina por la que no me atrevo a pasar.
Ya los ejércitos me cercan, las hordas.
(Esta habitación es irreal; ella no la ha visto.)
El nombre de una mujer me delata.
Me duele una mujer en todo el cuerpo.

 

La foto salió movida - Julio Cortázar

"Un cronopio va a abrir la puerta de calle, y al meter la mano en el bolsillo para sacar la llave lo que saca es una caja de fósforos, entonces este cronopio se aflige mucho y empieza a pensar que si en vez de la llave encuentra los fósforos, sería horrible que el mundo se hubiera desplazado de golpe, y a lo mejor si los fósforos están donde la llave, puede suceder que encuentre la billetera llena de fósforos, y la azucarera llena de dinero, y el piano lleno de azúcar, y la guía del télefono llena de música, y el ropero lleno de abonados, y la cama llena de trajes, y los floreros llenos de sábanas, y los tranvías llenos de rosas, y los campos llenos de tranvías. Así es que este cronopio se aflige horriblemente y corre a mirarse al espejo, pero como el espejo esta algo ladeado lo que ve es el paraguero del zaguán, y sus presunciones se confirman y estalla en sollozos, cae de rodillas y junta sus manecitas no sabe para qué. Los famas vecinos acuden a consolarlo, y también las esperanzas, pero pasan horas antes de que el cronopio salga de su desesperación y acepte una taza de té, que mira y examina mucho antes de beber, no vaya a pasar que en vez de una taza de té sea un hormiguero o un libro de Samuel Smiles. "

Etiquetas:


miércoles, junio 20, 2007

 

La estupidez, en su vertiente literaria / astrológica

Ok. Como ya me encargué de difundirlo, con los claros y poco honestos fines de obtener felicitaciones extra este año, nací un cuatro de junio hace veintidós años. Nací, por cierto, es mucho decir, más bien me nacieron, a los ocho meses y pico de concebida, porque estaba sentada y tenía el cordón umbilical arrollado en el cuello: Feto suicida o creía que el cordón era un collar. En fin, esto a nadie le interesa, pero quería llegar al punto de que, como dije en otro post, soy Géminis, y no obstante, pienso que este "estudio", publicado en el Reino Unido, es una soberana estupidez. Y vamos, que hay formas y formas de la estupidez, pero ésta se lleva las palmas.
El "estudio" (insisto, ¿eso califica como estudio?) ha llegado a la conclusión de que el mejor signo para ser novelista, es Géminis. ¿Cómo llegaron a tan brillante sentencia? Pues escogieron "150 grandes novelistas de todos los tiempos" (no sé bajo qué criterio, pues la lista va desde Salman Rushdie y Charles Dickens, hasta Agatha Christie y J.K. Rowling) y se encontraron con que, de esos 150, 27 nacieron bajo el signo de los gemelos. (Lo que da... tarantatán, tatán... ¿18%?), mientras que sólo 6 (la Rowling, entre ellos) son Leo.
No sé cuántos de ustedes crean en astrología. En todo caso, cada quien cree lo que mejor le parece, y de que vuelan vuelan, y todo aquello, y ojalá me sirva de algo ser géminis, porque hasta ahora sólo me ha servido para no twittear. Pero sí les digo algo: Qué falta de oficio tan grande la de la cadena de librerías Borders, que promovió el famoso "estudio".

Para leer más:
La nota en Univisión: Géminis, el signo para ser escritor
En Papel en blanco: "Lamentable, usando la astrología para medir la calidad de los escritores". (Por Sergio Fernández)

Etiquetas: ,


 

Tres poemas ajenos para aderezar mi estado de ánimo









Balada del mal genio. Mario Benedetti
(Fragmento)

Hay días que ni siquiera son oscuros
días en que pierdo el rastro de mi pena
y resuelvo las palabras cruzadas
con una rabia hecha para otra ocasión
digamos, por ejemplo, para noches de insomnio.
Días en que uno sabe que hace mucho era bueno
bah tal vez no hace tanto que salía la luna
limpia
como después de jabón perfumado

y aquello si era auténtica melancolía

y no este malsano, dulce aburrimiento.



Voy a romper la pluma. Ya no la necesito.
Lo que mi alma siente yo no lo sé decir.
Persigo la palabra y sólo encuentro un grito
roto, inarticulado, que nadie quiere oír.
(Gerardo Diego)

Funeral Blues, W.H. Auden
Stop all the clocks, cut off the telephone.
Prevent the dog from barking with a juicy bone,
Silence the pianos and with muffled drum

Bring out the coffin, let the mourners come.

Let aeroplanes circle moaning overhead

Scribbling in the sky the message He is Dead,

Put crêpe bows round the white necks of the public doves,
Let the traffic policemen wear black cotton gloves.
He was my North, my South, my East and West,

My working week and my Sunday rest

My noon, my midnight, my talk, my song;

I thought that love would last forever, I was wrong.

The stars are not wanted now; put out every one,

Pack up the moon and dismantle the sun.

Pour away the ocean and sweep up the wood;

For nothing now can ever come to any good.

Traducción al castellano (la más decente que encontré en internet, porque no tengo ánimos para ponerme a traducirlo yo. Quizás otro día).
(Por cierto, antes de que me pregunten, sí, es el poema que leen en la película Cuatro Bodas y Un funeral.)
Blues para el funeral

Detengan los relojes, desconecten el teléfono
denle un hueso al perro para que no ladre
Callen los pianos y con ese tamborileo sordo
saquen el féretro, acérquense los dolientes
que los aviones sobrevuelen quejumbrosos
y escriban en el cielo el mensaje Él ha muerto.

Pongan moños negros en los níveos cuellos de las palomas
que los policías usen guantes de algodón negro
Él era mi norte, mi sur, mi este y oeste
mi semana de trabajo y mi domingo de descanso
mi mediodía, mi medianoche, mi conversación, mi canción
Creí que el amor perduraría por siempre. Estaba equivocado.

No precisamos estrellas ahora; apáguenlas todas
Envuelvan la luna, desarmen el sol
Desagüen el océano y talen el bosque
porque de ahora en adelante nada servirá.

(El crédito por la fotografía del post es de horacy9 en DeviantArt.

Etiquetas:


domingo, junio 17, 2007

 

La Prudencia, según el Islam (Paulo Coelho)

(Publicado el día de hoy por la revista Todo en Domingo, del diario El Nacional, en su columna Alquimia, de Paulo Coelho)

"Un sabio llegó al poblado de Akbar y la gente no le dio mucha importancia. Apenas atrajo el interés de un pequeño grupo de jóvenes. Muy por el contrario, fue objeto de burla para muchos habitantes del lugar. Cierto día paseaba con algunos de sus discípulos por la calle principal, cuando un grupo de hombres y mujeres se puso a insultarlo. El sabio se les acercó, y les dio su bendición.
Al alejarse de allí, uno de los discípulos comentó:
- Ellos dicen cosas horribles, y usted les responde con bellas palabras.
El sabio respondió:
- Cada uno de nosotros sólo puede ofrecer lo que tiene."

Etiquetas:


jueves, junio 14, 2007

 

La violencia contra las mujeres : Una atrocidad mundial

Esta nota fue tomada del sitio web de Amnistía Internacional, y puede verse en http://web.amnesty.org/actforwomen/scandal-index-esl

Una atrocidad mundial
La violencia contra las mujeres es la mayor atrocidad contra los derechos humanos de nuestros tiempos.
Desde que nacen hasta que mueren, tanto en tiempo de paz como en la guerra, las mujeres se enfrentan a la discriminación y la violencia del Estado, la comunidad y la familia.
Al menos una de cada tres mujeres ha sido golpeada, obligada a mantener relaciones sexuales o sometida a algún otro tipo de abusos en su vida, según un estudio basado en 50 encuestas de todo el mundo.
Más de 60 millones de mujeres “faltan” hoy en el mundo a consecuencia de
prácticas como el aborto selectivo en función del sexo y el infanticidio femenino.
Cada año, millones de mujeres sufren violaciones a manos de sus parejas y de familiares, amigos, desconocidos, empleadores, compañeros de trabajo, soldados y miembros de grupos armados.
La
violencia en la familia es endémica en todo el mundo; la gran mayoría de las
víctimas son mujeres y niñas. En Estados Unidos, por ejemplo, el 85 por ciento
de las víctimas de violencia en el ámbito familiar computadas en 1999 eran
mujeres.
Según informes de la Organización Mundial de la Salud, el 70 por ciento de las mujeres que son víctimas de asesinato mueren a manos de su compañero.
Las armas pequeñas y las armas ligeras son los principales instrumentos de casi todos los conflictos. Según el secretario general de Naciones Unidas, las mujeres y los niños representan casi el 80 por ciento de las bajas.

Resistencia
En todo el mundo, las mujeres han liderado campañas valientes y ejemplares contra la violencia, logrando cambios radicales en leyes, políticas y prácticas. No
obstante, la violencia continúa. Con la Campaña para Combatir la Violencia
contra las Mujeres, Amnistía Internacional se une a esta lucha.
Actúa.
Está en nuestras manos: No más violencia contra las mujeres.
Para saber más sobre violencia contra las mujeres, consulta:
¿Qué se entiende por violencia contra las mujeres?
¿Quién sufre este tipo de violencia?
¿Por qué persiste la violencia contra las mujeres?
Sexualidad y violencia
Cultura, comunidad y violencia
El círculo vicioso de la pobreza y la violencia

Etiquetas:


martes, junio 12, 2007

 

62º Concurso Anual de Cuentos de El Nacional

Como, según me ha dicho Gabriel, las bases del 62 Concurso de Cuentos de El Nacional no se consiguen, como yo creía, en todas partes, y aparentemente ni siquiera una desesperada búsqueda en Internet, ni un rezo con siete velitas a Letralia y a Ficción Breve, puede hacer que aparezcan milagrosamente, pues acá (haciendo de lado mi vil egoísmo y mi malsana intención de ganar aunque sea por forfeit, que debe ser la única forma) les dejo las bases. Pero eso sí, dense prisa y por lo menos dénme las gracias por el acto de desprendimiento zen.

62º Concurso Anual de Cuentos de El Nacional

Pueden participar escritores venezolanos y extranjeros, cualquiera sea el lugar de su domicilio.

Los aspirantes deben enviar dentro del plazo señalado y en sobre cerrado, dirigido a “Concurso Anual de Cuentos”, cuatro ejemplares impresos (requisito indispensable) además del texto grabado en un disquete o CD de sus respectivos trabajos inéditos, con una longitud máxima de veinte (20) páginas, tamaño carta (escrita a máquina o computadora y a doble espacio), tamaño de letra 12 puntos, lo cual equivale a que la obra no debe sobrepasar los 40 mil caracteres. Debe incluir un sobre pequeño con los datos personales del participante (nombre completo, cédula de identidad, dirección, correo electrónico y teléfonos donde pueda ser ubicado). Este sobre debe ser identificado en su exterior con el seudónimo y título del cuento concursante.

Premio único: Bs. 2.000.000 (Dos Millones de Bolívares) y la publicación del cuento ganador en El Nacional.

El premio no podrá ser declarado desierto.

Ningún ejemplar, disquete o CD del material participante será devuelto (sin excepción).

La decisión del jurado es inapelable.

No se aceptarán participaciones que no cumplan con las bases fijadas en el concurso, tal cual son requeridas.

Fecha tope de recepción: viernes 29 de junio de 2007.

Dirección: Puente Nuevo a Puerto Escondido, Edif. El Nacional, piso 3, Gerencia de Relaciones Institucionales, El Silencio, Caracas-Venezuela.
Atención: “Concurso Anual de Cuentos”.
Teléfonos: 408.3128 / 408.3397
E-Mail: comunicaciones@el-nacional.com

Etiquetas:


 

El polémico oficio de fregar platos

Después del post anterior, he comprobado la tesis de que la forma ideal de obtener comentarios, es postear sobre Rctv. Cualquier cosa. Lo que sea. Jamás tuve diez comentarios en un post. En todo caso, me gusta tener comentarios, pero no así el tema, por lo cual sacrificaré el número y seguiré escribiendo sobre lo que me gusta y quedándome con mis cuatro o cinco expresivos visitantes de siempre.
Me llamó la atención el comentario que un atento visitante (digo atento porque se tomó la molestia de dejar un comentario expresando su personal y libre opinión) dejó hace unos días. No comento esto con intención de entrar en polémica, que no es mi oficio usual, sino que, simplemente, me parece un fenómeno interesante. El caballero consideró clasista la siguiente frase de mi post:
"Me estoy graduando, y creo que la mitad de mi promoción, por lo menos,
está planeando irse, con su título de abogado, a fregar platos en España o a
lavar baños en Inglaterra."

No puedo sino evitar recordar una de las columnas del semanario urbe de la semana pasada (que cada vez está peor, por cierto) donde una joven cuyo nombre no atino a recordar, hablaba del bendito problemita de ponerle entonación a los mensajes de texto. Bastantes problemas me ha causado, por cierto, que la gente crea que estoy siendo irónica o sarcástica cuando sólo hacía una simple pregunta.
El visitante nos dejó dicho por acá, entre otras cosas, que el oficio de fregar platos le parecía muy digno, cosa que no creo haber contradicho en ningún punto. Pienso que cualquier oficio puede ser digno, tanto como creo que fregar platos o divorciar personas o criar niños no son oficios dignos por sí mismos, sino que dependen de la dignidad con que se realicen. Antes de que me insulten, lo que quiero decir es que yo -como abogada- puedo dedicarme a sacar asesinos de la cárcel o a liberar personas inocentes, o que una madre puede inculcar valores a sus hijos o puede maltratarlos y abusar de ellos. Lo digno, digo, no es el oficio, es la persona que lo realiza. Claro que ésa es mi humilde y posiblemente equivocada opinión.
Ahora bien ¿qué era lo que yo decía, o trataba de decir? Algo muy sencillo, que no sé hasta qué punto sea clasista o qué sea, pero si lo es, tendré que asumirlo: Que si yo hubiera querido dedicarme a fregar platos, no habría necesidad de haber estudiado cinco años de Derecho, porque, cinco años atrás, yo sabía fregar platos tan bien como hoy, quizás mejor. Que, si yo me dedicara ahorita a fregar platos o pisos para vivir, no tendría por qué sentirme menos digna, pero ciertamente sentiría que invertí mal cinco años de mi vida.
Todo esto es tan mi opinión, tan subjetivo, como cierto dentro de mi orden de ideas (una vez más, personalísimo). Como cierto es que, si mis compañeros quieren irse a hacer cualquier cosa a cualquier país del mundo, es muy su decisión, y no es para nada problema mío. Yo sólo digo que yo no lo haría. Y eso es, ciertamente, muy mi decisión.
A veces cuesta hacer entender que cuando emito opiniones, por lo general estoy hablando estrictamente de lo que yo haría. Porque si algo es para mí una máxima de vida, es aquel refrán tan criollo que dice que cada quien hace de su vida un saco.

Etiquetas:


viernes, junio 08, 2007

 

Cosas en las que no creo

Hace más de una semana que no escribo en este blog, por la sencilla razón de que estaba encuartelada en mi casa, en Guárico. ¿La causa? Que mi santa madre, al igual que todas las madres del país, tenía miedo de lo que pudiera pasar en este campo minado que es Venezuela. Así que, por primera vez en varios años, pasé mi cumpleaños (que fue el lunes) en casa, con mi familia, con torta de chocolate y demás.
Regreso y reviso mi Google Reader. Me encuentro con setenta y cinco posts en los blogs que visito, y me doy cuenta de la gran proporción de blogs venezolanos, a través de un medidor muy claro: el "asunto Rctv". Y ¿saben qué? hace como un mes me estoy negando, conscientemente, a postear sobre el tema. Por un motivo tan simple como pesado: Mi familia es recalcitrantemente chavista, y mis amigos son acérrimos opositores. Para los primeros, soy "una escuálida". Para los segundos, una "comunista". No sé, a ciencia cierta, qué sea peor.
Soy, siempre lo he sido, de pensamiento socialista democrático, aunque la verdad es que profeso un cierto desprecio sordo por los partidos y por la política en general, que es un oficio que siempre me ha olido a podrido. Y sé que por este post voy a recibir, dentro y/o fuera de la red, insultos y calificativos de toda índole. Pero como quiera que necesito hacer catarsis, acá va:
1) No voy a salir a rasgarme las vestiduras por el cierre (o término de concesión, como prefieran) de Rctv. No siento que, con ello, mi libertad de expresión esté siendo cercenada. Quizás esté siendo estúpida, quizás me dé cuenta demasiado tarde de mi error. Pero ese, para mí, es otro derecho inalienable: mi derecho a errar. Tampoco voy a defender la medida, y el subsiguiente cierre (o término de concesión, yo que sé). Como les dije a mis padres, no sólo me parece que no se siguieron los cauces legales adecuados (lo cual, en las circunstancias actuales, sería lo de menos: aquí los cauces legales están abolidos hace añales) sino que, además, me parece una decisión política tomada con estupidez y sin medir las consecuencias (y de nuevo, me refiero a las consecuencias políticas, no a los pajaritos preñados).
2) No voy a decir que Rctv no me ha dado nada. Me ha dado, a decir verdad, unos nueve millones que me gané en Quién Quiere Ser Millonario el año pasado (y que ya gasté, no me pidan prestado). También me ha dado escasas (escasísimas) horas de programación de calidad. A los únicos que conozco en esa "gran familia" es a Eladio Lares y, de pasadita, a las productoras del programa. No tengo nada personal en contra de ninguno de ellos, que son amabilísimos. No voy a decir, sin embargo, que Rctv y su programación formen parte de mi cultura y mi idiosincrasia como venezolana. Ni loca. Ni siquiera defenderé a Radio Rochela, porque les digo honestamente que jamás me dio risa, y no soy como la gente que en los funerales recuerda virtudes que el fallecido jamás tuvo. Hay otras cosas que pertenecen muchísimo más profundamente a mi idiosincrasia, como el baile de tambor, y sin embargo bastante gente he oído denigrándolo sólo porque lo transmiten por Tves.
3) No voy a decir que la programación de Tves es una maravilla, y que refleja magníficamente lo que somos, como pueblo latinoamericano, soberano y etcétera. No, qué va. En fidelidad a lo que soy y a las cosas en las que creo, he intentado ver el mencionado (más bien, mentado) canal, unas tres veces. No he podido. Los programas de entretenimiento no me entretienen, los de cultura no me instruyen y el programa cómico no me da risa (qué coincidencia: ¡igual que Radio Rochela!). Pero, ciertamente, no voy a decir que el canal es un bodrio y que jamás, jamás, primero muerta que bañada en sangre, lo veré. Espero, ciertamente, que mejore, y pienso que tiene gente como para mejorar (tiene a Perucho Conde, tiene a Carolina Gómez Ávila, y me dijeron por ahí que hasta a Eduardo Franco tiene). Me niego a odiar un canal de televisión, no sólo porque no me parece motivo suficiente el que haya reemplazado a Rctv, sino porque, por principio, me niego a odiar.
4) Nunca, nunca, jamás, en toda mi vida, diré que aquí lo que hace falta es un muerto. No diré que hay que matar a Chávez, tampoco diré que hay que matar a Marcel Granier, a Cisneros, ni siquiera, y con todo, a Bush. No creo en la muerte como una solución. No creo que nadie tenga el derecho ni la prerrogativa de decidir quitarle la vida a otra persona. (Estoy en contra del aborto, también, creo que persigo que me insulten). No creo en que sea algo bueno la muerte de Bush del mismo modo que no creo que lo sea la de un estudiante de la UCAB o de la UCV o de la UBV, ni la de un recogelatas o un huelepega, ni en la de un asesino en serie o un violador. Hay casos (ése último en particular) en los que dudo de mis principios, como todo el mundo, porque soy humana. Pero hay algo dentro que me dice no, y por eso no entiendo cuando oigo a cualquiera diciendo alguna de las cosas que menciono en este párrafo y que ciertamente no quiero repetir.
5) No creo en categorías de personas. El sentimiento más cercano al odio que me creo capaz de sentir, hasta ahora, es un retortijón en la boca del estómago que siento cuando oigo a alguien utilizar expresiones como "marginales", el tristemente célebre "lumpen", el poco agraciado "oposicionistas" de Vtv, y sobre todo, muy especialmente, "los negros de los barrios", como dijo una querida amiga mía hace poco. No creo en, y me molesta muchísimo, la división de las personas que he encontrado tanto en boca de tantos; "la gente bonita" y "la gente fea", ni cuando se usa literalmente ni cuando, y éste es su uso más común, nos habla de poder adquisitivo. No me van a obligar a repetir ese sueño de que aquí no hay, nunca ha habido, racismo, por el simple motivo de que uno le diga negra linda a la novia y eso sea de cariño. A veces hay que abrir los ojos, y darse cuenta de que en Venezuela hay todavía lugares donde no dejan entrar a "los negros" y de que queda bastante gente que cuando ve una persona ligeramente morena arruga la boca en esa conocida expresión que dice "fo". No me vengan con excusas. Yo los he visto.
6) No creo en el culto a la Coca Cola y a McDonald's. No me pueden obligar a rendirle pleitesía y hacerle reverencias a la globalización y al capitalismo. Tampoco creo en ir a rayar con grafittis todos los restaurantes de comida rápida con un "coman arepas". (Hace dos años que no como en McDonald's por una decisión personal, y no creo que vuelva a hacerlo jamás). Creo que la globalización, en sentido general, puede hacerle un daño gigantesco a las naciones pequeñas y pobres. También creo que la globalización, en sentido específico, es muchas más cosas de las que entendemos por ella: que el hecho de que yo haya terminado mi novela de Milan Kundera y esté empezando una de Cortázar es, en cierto sentido, globalización. Ya sabemos que hay que tener cuidado con las palabras, y sobre todo, con las generalizaciones (como ésta).
7) No creo en la intervención: creo en la autodeterminación de los pueblos, tal como lo establecen tantas declaraciones de derechos y tantas resoluciones de la ONU. Fui a La Habana el año pasado (sí, La Habana, Cuba, la de Fidel y el castrocomunismo, la del mar de la felicidad) y entre tantas cosas que me sorprendieron, creo que la más relevante fue el amor del pueblo cubano hacia su país, su determinación de que cualquier régimen político, cualquier solución, cualquier salida (y/o entrada, claro) debía provenir de ellos mismos: que sólo los cubanos podían decidir qué hacer con Cuba, que no es ésa una función o un derecho que tengan Bush o Chávez o cualquier otro entrometido. A veces quisiera escuchar a un venezolano diciendo algo semejante.

8) Por último, y sólo porque tengo que terminar este post tan largo, no creo en la fatídica teoría de que haya que irse del país. Me estoy graduando, y creo que la mitad de mi promoción, por lo menos, está planeando irse, con su título de abogado, a fregar platos en España o a lavar baños en Inglaterra. Algo así como huir de “lo que está por venir”. Yo no sé si está o no por venir algo, pues no soy síquica. Pero sí sé dos cosas: la primera, que no estudié cinco años en la universidad para ponerme a fregar platos. La segunda, que si pasa ese “algo” que todos están esperando, no me voy a ir corriendo –huyendo es la palabra apropiada-, dejando aquí –en ese “algo” indefinido que desconozco, pero del que aparentemente hay que huir- a mi madre, a mi padre, a mis dos hermanas, sus esposos, a mi única sobrina y a mi multitud de tíos y primos. Algo no me cuadra en ese plan.

Ahora que ya me desahogué, sólo me queda decir una cosa. No creo en endiosar humanos. Pero si tengo que deificar a alguien, Albert Einstein o Mahatma Gandhi –grandes pacifistas- me parecen opciones más apropiadas. El primero, por decir lo menos, cometió un único gran error y se pasó el resto de su vida tratando de enmendarlo. El segundo logró ganar las inmensas batallas que se propuso sin cometer un solo acto de violencia. Creo que eso es algo digno de imitar.

Etiquetas: , ,


This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]