This Page

has been moved to new address

la vida no trae instrucciones

Sorry for inconvenience...

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
la vida no trae instrucciones: julio 2007

domingo, julio 29, 2007

 

Sin tiempo para el blog

Los últimos días han sido un trajín tras otro. Problemas con el banco, reclamos, colas; comprar un nuevo celular, aprender a usarlo, equivocarme una y otra vez, acostumbrarme a él; la persecución de un vestido para mi graduación; más colas; encontrar los zapatos perfectos; más colas; la firma del acta el viernes (trajín en tacones, llenar planillas, tomarse fotos, ¿ya mencioné las colas?). De modo que no he tenido tiempo para escribir nada (ni on ni offline), de hecho, hace dos semanas me prometí comenzar mi primera novela y no he escrito ni una línea hasta el sol de hoy. Claro, cualquier excusa que ponga será estúpida: la verdad es que he llegado cansada, a las siete, todos estos días, y me he acostado a leer Harry Potter and the Deathly Hallows (que ya terminé) y ayer, un libro con cuatro obras teatrales de Oscar Wilde que compré en Librerías del Sur a tres mil bolívares (Mi favorita: La importancia de llamarse Ernesto, que leí ayer por quinta vez y me reí como si fuera la primera). Lo cierto es que la flojera no me permite, una vez llegada a casa, asumir posición vertical y dedicarle un rato a los cuentos abandonados, sino que me hace, más bien, meterme en cama con un buen libro y malcriarme un rato.
El hecho es el siguiente: Mañana comienzo a trabajar. De modo que ya preparé mi ropa, mi estrés, mis nervios y mi maletín, pero asumo que eso, probablemente, significa no postear en este blog, quizás, en un par de semanas. Quién sabe. También es posible que encuentre, después de todo, tiempo para escribir, puesto que me dediqué en estos últimos días a una actividad frenética que me permitió terminar una larga lista de cosas por hacer, de modo que mi anillo está listo, mis papeles entregados, mi vestido cuelga en el clóset y mis zapatos descansan en su respectiva caja. Es posible que mañana me encuentre con que llego con ganas de escribir un post, un cuento, un ensayo, o la primera página de mi novela.
Eso espero. Porque de lo contrario, auguro una larga temporada sin una línea de ficción.

Etiquetas: , , ,


lunes, julio 23, 2007

 

Instrucciones para amaestrar a las masas

"Cuando yo haga este gesto, todos se levantan de sus asientos. Cuando mueva la mano así, todos aplauden al mismo tiempo. Cuando haga esto, todos dejan de aplaudir, también al unísono.
Si hago esto, todos se ponen de pie y giran poco a poco hacia su izquierda, mientras aplauden. Después, dan vuelta en la dirección contraria y dejan de aplaudir".
"Cuando yo diga, ¿juran ustedes, blablabla bla bla?, ustedes dicen: Sí, juro.
¿Entendieron?
Y dicen todos: -Sí, juro".




¿Entrenamiento militar? ¿Coreografía del Miss Venezuela? No, sólo el ensayo de mi acto de grado.


Éste es mi post número 100. Me acabo de dar cuenta, apenas, mientras escribía estas líneas. No pensé que fuera a ser un post tan deprimente. Porque, ¿qué derecho tengo a tomarme las cosas como me las tomo? ¿Por qué, en vez de estar alegre porque voy a graduarme, me siento como el borrego número cientoveinticinco en la fila?


¿Con qué derecho me siento triste?


¿Qué demonios juraba toda esa gente, esta mañana, en el anfiteatro de Bárbula? Juraban, según lo antedicho, que blablabla bla bla. Tampoco importa. La mayoría de ellos, en el verdadero acto, tampoco escucharán lo que están jurando. Las palabras ya no valen nada, sean habladas o escritas.


Si hay una cosa más vacía y carente de sentido que un acto solemne y protocolar, esa cosa tiene que ser, necesariamente, el ensayo de dicho acto solemne y protocolar. Aplaudir sin saber a qué se aplaude; darse vuelta para aplaudir, de nuevo, a unos padres que no están; ponerse de pie para escuchar un himno que nadie está tocando; quitarse con la mano derecha un birrete inexistente.


Ya lo sé. Por algún motivo, tengo el grave defecto de tomar las cosas de la peor manera. Eso me pasa como una ráfaga, cuando -en momentos como éste- siento que estoy siendo masticada y digerida por los cuatro estómagos de esta sociedad enferma. Y sé, también, no me lo digan, que no tengo derecho a mirar al mundo desde la escasa altura de mis veintidós años y criticarlo como si no formara parte de él. Y quizás sea formar parte de él lo que me deprime tanto.


Estoy leyendo Harry Potter 7. En inglés. Cada quien tiene sus problemas. Pero ahora, no puedo evitar sentir que, ya que me voy a poner a leer setecientas páginas en un idioma que no es el mío, podría haber leído a Hemingway en vez de a J.K. Rowling. Y pensar eso, en este momento y con este estado de ánimo, también tiene que ver con lo anterior.


Mejor dejo la cosa de este tamaño, y escribo más tarde, porque tengo semana y media sin conectarme, mucho que decir, y no tengo ganas de decirlo en este tono.

Etiquetas:


miércoles, julio 11, 2007

 

Más sobre el veredicto del Concurso de Autores Inéditos

Leo, en el blog de Víctor Vegas, algo que me llena de alegría. No sólo los dos ganadores que me acompañan en el Concurso de Autores Inéditos son, como ya dije, Eduardo Febres y Enza García, dos jóvenes (Enza, más joven que yo, si no me equivoco, y eso ya es bastante) cuya obra, en lo personal, me encanta, sino que además han nombrado tres finalistas (la calidad de las obras recibidas lo ameritaba): Martha Durán, Mario Morenza y Keila Vall. Las obras son, respectivamente, Árbol, Acantilado, Arena; Pasillos de mi memoria ajena; y Para Eugenia. No hace ni falta decir que estoy contentísima. Y es que los conozco a todos y me alegra tanto el galardón como la posibilidad (probabilidad, porque las obras seguro son excelentes) de su publicación. Yo, por mi parte, como no es secreto, me declaro fan de Keila. Vamos, que cuando asomó la posibilidad de concursar, pensé no tengo chance.
Felicitaciones a todos. Mi felicidad de ayer se extiende más y más.

(Posdata: Se me olvidó decir los nombres de las otras obras: la de Enza, Cállate poco a poco. La de Eduardo, Rosa la piñata. La mía, Cuentos en el espejo. Había pensado colgar algún cuento por acá, pero Payares, siempre tan amable, me dijo algo así como no publiques nada, que después nadie va a querer comprar el libro. Por eso digo...)

(Pos-posdata: Mañana me voy a mi pueblo, a ver a mi gente, de modo que, aunque podré leer sus comentarios, probablemente no publique nada o casi nada en una semana, más o menos. Así que, por si acaso yo no vuelvo, me despido a la llanera).

Etiquetas: ,


martes, julio 10, 2007

 

Gané! Gané! Gané! (Veredicto del Concurso de Autores Inéditos - Narrativa)

Es mediodía. Afuera acaba de llover y estoy acostada en mi cama -no me siento bien-.
Suena el celular con un repique que de momento me cuesta reconocer. Ah, claro, es el de los números VIP (casi nunca llega a sonar). Veo la pantalla. Dice Monte Ávila.
Atiendo el teléfono haciéndome la calmada.
- ¿Aló?
- ¿Marianne Díaz?
- ...sí...- y me dicen algo así como
- Fuiste uno de los ganadores del Concurso de Autores Inéditos - o algo semejante, no lo sé; yo le reviento los tímpanos a la pobre mujer con un grito de emoción, y todavía ella -tan amable, tan atenta- me pregunta cómo me siento.
¿Cómo podría sentirme? Eufórica.
Son las tres de la tarde y aún estoy eufórica. La dama que me llamó (perdón por no recordar su nombre, la emoción me hace mala cabeza) me dice los nombres de los otros ganadores: Eduardo Febres y Enza García. Vamos -pienso yo-, que si gané con estos dos, mi libro debe ser bueno. A Eduardo no lo encuentran en casa, espero que a estas alturas, ya haya logrado enterarse. Felicitaciones a ambos.
¿Y yo? ¿De qué otro modo?: Eufórica.

(Posdata: el veredicto, propiamente, aún no está disponible en la página de Monte Ávila. Así que perdón por no dar la noticia con un poco más de coherencia. Cuando se me pase la emoción y la cabeza me funcione de nuevo...)

(Actualización: Gracias, Gabriel, por la dirección del blog de Eduardo. Ya hice el vínculo correspondiente).

Etiquetas: ,


 

El Estado contra las mujeres

"...tras el hallazgo del cadáver de una mujer, la Policía lo examina. Si lleva barniz de uñas o minifalda, la investigación asume como hipótesis que se trataba de una prostituta y, por lo tanto, de algún ajuste de cuentas entre maras o delincuentes que no vale la pena investigar."

(Sobre Guatemala, en el blog de Santiago Roncagliolo: El Estado contra las mujeres)

Etiquetas:


domingo, julio 08, 2007

 

Lo confieso: descargo libros de Internet


Lo confieso, sí: Tengo el disco duro lleno de libros, libros por los que no he pagado, libros por los que (¡oh!) no siento ni un décimo de la culpa que debería, cuando los leo.
Lo confieso: No estoy hablando de textos del dominio público; no hablo del Lazarillo de Tormes ni de Calderón de la Barca, ni siquiera del Quijote, no. Hablo de libros de Roberto Arlt, de Bolaño, incluso (¡oh!) de Vargas Llosa. Hablo de Milan Kundera y de Saramago. Hablo de que he leído los últimos cuatro libros de Harry Potter en versión .doc, bajados gratis en alguna página escondida en los entresijos de Internet. (Que no me escuche Bloomsbury, Dios sabe de qué son capaces).
Confieso, sí, que me creo capaz de encontrar casi cualquier cosa en los laberintos de la red, aunque a veces termine leyendo A room of one's own en inglés, porque no se consigue en español a menos que importe la traducción que hizo Borges, y no me alcanzan los dólares ni para el envío. Y confieso también que no me resulta igual de divertido traducir a Virginia Woolf que a Albert Einstein, que es mucho más fácil.
Confieso que en mi computadora anterior tenía una "biblioteca" de doscientos libros (ninguno de ellos me costó un céntimo, ¡oh!, ni siquiera un bolívar fuerte) y que, como el dinosaurio en cuestión no tenía puerto USB, me dio tanto fastidio pasarlos a mi nueva laptop de dos en dos, que terminé dejándola formatear con todo, y ahora me arrepiento tanto, pero tanto. Y sin embargo, ya llevo en mi nueva biblioteca pirata treinta y seis libros de toda clase, muchos de los cuales aún no he leído, porque, lo confieso, ¡oh!, cuando tengo buenas rachas y puedo comprar (y encontrar) las versiones en papel, prefiero a Clarice Lispector y a Cortázar que al mismo Proust.
Asumo la culpa. Vivo en Valencia, donde, al entrar a una librería por En Busca del Tiempo Perdido, consigues dos ediciones distintas... del tomo 3. Hay cosas que no tienen nombre. Les preguntas, como para arriesgar a la suerte, por Respiración Artificial, y luego de poner cara de bizcos, buscarlo en el sistema y ver que no aparece, te mandan a buscar en la sección de Medicina.
Así cualquiera se descorazona.
De modo que confieso. No me basta con Google Books, ni siquiera con JustFreeBooks. Me meto de cabeza en los pasadizos más oscuros de Internet, paso entre los libros de Paulo Coelho y los ensayos de neoideología suramericana, hasta conseguir a Bolaño o a Hemingway. Confieso, también, que si algún día tengo la suerte financiera de convertirme en un Coelho o una J.K. Rowling de las ventas (espero que no de la literatura, pero por la plata baila el mono) quizás termine dando declaraciones desaforadas, o demandando a E-Bay, como la Rowling. Aunque la verdad, preferiría terminar como el brasileño, que aunque acepta no tener idea del P2P, parece tomárselo con soda.
Como quiera que ese final parece altamente improbable, por el momento seguiré haciendo lo que toque para proveerme de libros, al menos hasta que en Valencia exista una librería decente. O yo me mude.

Etiquetas: ,


sábado, julio 07, 2007

 

Esto se acabó: Presenté el último examen de la carrera. Soy abogada


Se acabó. Oficialmente, el miércoles pasado (a eso de las tres de la tarde) presenté mi último examen en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la UC. Como era obvio, el profesor no nos podía dejar ir "lisos", e hizo durar un examen que debía empezar a las ocho de la mañana, hasta eso de las 4:30 p.m. Todo sea por arruinarnos la caravana. Pero a fin de cuentas, luego de lamentarme porque mi apellido no fuera Abreu, o Arteaga, o cualquier cosa que me hubiera permitido almorzar, resultó que a media tarde todavía me llamaba Díaz y pasé, muerta de hambre, a presentar el examen.
No me acuerdo qué contesté. Pero era uno de esos exámenes asesinos, en que teníamos que entregar un trabajo que pasamos meses haciendo, para que el profesor ni siquiera lo leyera; dejarnos interrogar sobre un tema aburridísimo y luego defender el trabajo que, a su vez, trataba de otra cosa aburridísima. El mío, sobre los Seguros contra Fraudes en Tarjetas de Débito y Crédito. Me puse creativa, ¿no? Al punto que el profesor, que estaba devolviendo todos los trabajos, me pidió quedarse el mío. Yo le dije, claro, es un honor, mientras pensaba para mis adentros: Si me lo devolvía, de todos modos pensaba quemarlo a la salida...
Volví papelillo la guía del examen, almorcé ese día a eso de las seis de la tarde, y ayer me dediqué a vaciar mi clóset de todo papel relacionado con este largo e interminable año de estudios. (No sin antes equiparme con bolsas para basura, claro). Ahora evado la realidad, apoltronada con mi libro de Clarice Lispector (por cierto, es Cuentos Completos, de Alfaguara), huyéndole, mientras puedo, al menos hasta la graduación, a la pregunta:
Y ahora, ¿qué hago?

Etiquetas: , ,


 

Madre Candelaria de San José, segunda venezolana en ser beatificada

Yo no soy católica. Pero de todos modos, por varias razones, no podía evitar hacer esta nota.
Porque nací en Altagracia de Orituco, porque soy gracitana de pura cepa, de pies a cabeza -y no me hago pasar por valenciana, como me dijeron por ahí-.
Porque estudié todo el bachillerato en un liceo que lleva por nombre Madre Candelaria, y por supuesto, tuve que hacer más de un trabajo y asistir a más de una celebración por esta gran mujer.
Y porque soy venezolana, claro, y alguna vez fui católica.
La Madre Candelaria de San José, fundadora de la congregación de las Carmelitas Terciarias Regulares, nacida en 1863 en Altagracia de Orituco, Estado Guárico, es la segunda beata nacida en Venezuela, después de la Madre María de San José. Su nombre era Susana Paz Castillo Ramírez, y fue beatificada el día de ayer por el Vaticano, cuando fue admitido como milagro el hecho de que una embarazada, a quien se le había diagnosticado que su bebé había muerto en el vientre, diera a luz una hija viva luego de rezar a la Madre tres avemarías.
Así que hice mi post. Por todos los gracitanos y por mis ex compañeros de liceo que celebraron tantas veces el día de la Candelaria.

Etiquetas:


martes, julio 03, 2007

 

En Venezuela mueren 14.000 personas al año producto de la violencia armada


"En Venezuela mueren unas 14.000 personas al año producto de la violencia armada. Eso es una tasa aproximada de 50 asesinados por cada cien mil habitantes, es decir, 200 muertos a la semana. Piensa que en la operación militar de Irak, que empezó hace unos cuatro años, han muerto en total unas 6.000 personas."
"En octubre las Naciones Unidas aprobaron por amplia mayoría una resolución que insta a elaborar un tratado internacional que regule el comercio de armas. (...) Venezuela fue el único país de América Latina que se abstuvo porque entiende que el tratado podría ser una amenaza a su derecho legítimo de adquirir armas en el caso de un enfrentamiento con alguna potencia. Es una interpretación equivocada de lo que estamos proponiendo. Hay que entender que el no control de las armas genera muerte y pobreza. Pero aunque suene extraño la abstención de Venezuela fue un gran avance para la campaña porque normalmente habría votado en contra y habría arrastrado consigo a otros países del Sur."
(Entrevista a César Marín, coordinador de la campaña Armas bajo Control, de Amnistía Internacional, en Venezuela. Ver entrevista completa aquí).
Para saber más de la campaña Armas bajo Control, clic acá.

Etiquetas:


 

En la cuerda floja y contrarreloj

Antes de que me pregunten si ya terminé, pues no. El examen que tenía ayer (con todo y defensa del trabajo) me quedó para mañana. Gracias a Dios, porque después de todo, no me sé la materia (arbitraje mercantil, jamás vi algo tan aburrido) y el trabajo no está ni tan listo. Pero que estrés existencial.
Mamá me llama para pedirme auxilio. Ella tiene, todos los sábados, un programa de radio regional sobre ecología, y me dice que le falta material para el de esta semana. Lo quiere para hoy. ¿Cómo se le dice que no a una madre? (Sobre todo a la mía, tendrían que conocerla). Otra cosa más que tengo que hacer ya. Gracias a Dios por el Internet.
Y sin embargo, heme aquí, perdiendo el tiempo. Es que las ganas de estudiar me están matando. (Sí, claro, cómo no). Y el libro de Clarice Lispector que me regaló mi novio ayer (quinientas páginas de cuentos) llamándome desde la cama.
Fuerza de voluntad, señores. ¿Alguien tiene un poco que me preste?

Etiquetas: ,


lunes, julio 02, 2007

 

La vida, el universo y todo lo demás

Siempre me ha llamado la atención que la calculadora de Google tenga "la respuesta a la vida, el universo y todo lo demás". Claro, siendo honestos, no es que la tenga, sino que se la ha copiado de la Guía del Autoestopista Galáctico, de Douglas Adams. Y no la traduce al castellano. Pero igual, qué sentido del humor tan friki tiene Google...
Mejor me dejo de tonterías y me voy a estudiar.

Etiquetas: ,


This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]