This Page

has been moved to new address

la vida no trae instrucciones

Sorry for inconvenience...

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
la vida no trae instrucciones: agosto 2007

martes, agosto 21, 2007

 

Coño, ¿el huso horario también?

No he alcanzado a entender todavía, por más que busco, si lo del cambio de huso horario en Venezuela me hará levantarme media hora más tarde o más temprano. Espero que más tarde, pero, digo yo, ¿si me levanto media hora más tarde, no me acuesto media hora más tarde también? ¿La cosa es, como dice el excelso Ministro Navarro, pa que me dé más el sol y me funcionen las neuronas? Bueno, no a mí, a los chamitos, yo de todos modos ya estoy jodida. Me perdonan las groserías, pero éste no es un post que pueda ser presenciado por niñas, niños o adolescentes sin la supervisión de sus madres, padres, representantes o responsables. Ay, coño, lo dije demasiado tarde. Era antes. Bueno, no importa. Estoy en un cyber, y el niño que, a mi lado, juega Counter-Strike, se sabe groserías que yo soy incapaz de pronunciar. A pesar de la Ley de Protección en salas de internet.
Volviendo al tema. Ok, entiendo. Me levanto más tardecito, y ya hace sol (no como ahorita, que me levanto y está de noche todavía). Me da el solecito, me caliento, y mi ciclo circadiano no se ve afectado. (¿Lo pueden pronunciar? Yo lo hice a la segunda). Salgo a las siete al trabajo, que serían las siete y media, pero serían las siete, pero no. Llego a las ocho, que son las ocho y media, y el sol ya está quemando. Pero cuando salga en la tarde, a las cinco, que serán las cinco y media, aunque el reloj diga las cinco, ¿eso no significa que, al llegar a casa a las seis y media, no serán las seis y media, sino las siete? ¿O sea, para no enredarme, que va a ser de noche, y no va a haber sol? ¿Y mi ciclo circadiano?
Yo sé lo que me van a decir, y es que yo no entiendo nada de nada. La verdad, me leí las declaraciones de los Ministros. Me metí en Wikipedia a ver qué decía del ciclo circadiano, y dice cosas como:
"Los ritmos circadianos se habrían originado en las células más primitivas con el propósito de proteger la replicación del DNA de la alta radiación ultravioleta durante el día."
Ahhhh... claro... (Si alguien entiende el ritmo circadiano o los beneficios del cambio de huso horario, por favor que me lo explique. Entretanto, yo sólo me sirvo de él para reírme)

Etiquetas: ,


 

Estampillas, timbres fiscales, papel sellado...

Estoy a mitad de una lara odisea para registrar mi título de abogado y colegiarme, lo cual incluye una larga lista de trámites a realizar en un solo día y antes de las 4 p.m., si es que quiero cobrar este mes. Lo peor no es eso, ni el 'palo de agua' que me cayó encima esta mañana, ni las colas en el banco. Lo peor es que en toda esa lista de trámites, cada uno prela sobre el siguiente, de modo que heme aquí, en pleno mediodía, esperando en un cyber a que se hagan las 2:30 y yo pueda ir a buscar mi título al Registro Principal del Estado.
En la Facultad de Derecho no le enseñan a uno cómo se registra un documento. No le enseñan qué planilla llenar cuando no hay timbres fiscales. No le enseñan, tampoco, cómo se elabora una providencia administrativa. No es por quejarme de mis profesores, que los tuve excelentes (algunos, pues), pero vine a redactar mi primer "libelo de demanda" en quinto año (o sea, hace unos meses).
De modo que -me decía una de mis profesoras, de las excelentes, esta mañana- ahora es cuando comienza uno a tener que estudiar de veras, ahora es el momento en que uno puede, verdaderamente, diferenciarse de los otros trescientos que se graduaron en la misma promoción. Claro, ya me había dado cuenta de eso, cuando en el trabajo empezaron a exigirme -gracias a Dios- que pensara (en realidad, después de que yo les exigiera que me lo exigieran) y me vi frente a un escritorio, con cuatro expedientes, seis sentencias del TSJ y cinco leyes abiertas al mismo tiempo.
En fin. Iba a hablar de la reforma, pero mejor en un post aparte. Sólo quería quejarme de que cuatro timbres fiscales de 2.000 Bs. me costaron 20.000, y los tuve que comprar porque la cola en BOD para depositar con el formulario 02 (sustitutivo de timbres) llegaba a la calle. Cotidianidades mías.

Etiquetas: ,


lunes, agosto 20, 2007

 

Amor se llama el juego

"...El agua apaga el fuego
y al ardor los años
amor se llama el juego
en el que un par de ciegos
juegan a hacerse daño
Y cada vez peor
y cada vez más rotos
y cada vez más tú
y cada vez más yo
sin rastro de nosotros..."

(Lo dice el gran Joaquín Sabina, en el tema Amor se llama el juego)

Etiquetas:


domingo, agosto 19, 2007

 

Divagando sobre la reforma constitucional

El jueves, el presidente se puso a hablar de la reforma constitucional como a eso de las nueve, y yo... me quedé dormida. Malo, malo. Para una abogada, mucho, pero también para cualquiera. Digo, hay que saber, al menos, qué es lo que quieren hacer con nuestro país. De modo que me he descargado el .pdf de la reforma. Estaba disponible en la página del Ministerio del Trabajo, pero éste fue tomado y, de un modo que no comprendo, eso ocasionó que el sistema se cayera y la página no se encuentra disponible por el momento. Yo, por mi parte, no sé si hablar del tema en este blog. He pensado en cometer un acto que jamás pensé: abrir un segundo blog para hablar cosas "serias" (saben, esas cosas de las que hablan los adultos, con cifras y demás), pero no me decido. De modo que, por el momento, diré únicamente esto. Me leí todo el pdf. Creo que eran como cuarenta páginas. Y con lo único que estoy de acuerdo, por el momento, es con la reducción de la jornada de trabajo. (Estar de acuerdo con una sola cosa, de cuarenta y tantas páginas, me preocupa un poco).
Antes de que me digan floja, les diré que la jornada de trabajo de seis horas es un cambio que se viene impulsando en el ámbito internacional desde años atrás, siendo recomendado por la OIT por motivos humanos y de producción, pues no sólo es cierto que la jornada de ocho horas resta las posibilidades de educación y esparcimiento de los trabajadores, sino que la curva de productividad decrece después de la sexta hora.
En fin. Me pregunto, ¿se usará esta propuesta para comprar el voto de millones de extenuados venezolanos que desean un respiro en su jornada laboral? ... Dúdenlo. Ya se está usando y no han pasado tres días.
Todavía no sé si abrir el otro blog para proseguir mis divagaciones sobre el resto de los artículos (y sobre la nueva Ley de Protección a la Familia) o si dejarlo así. Por el momento, callo en este punto y aparte.

Etiquetas: ,


 

Dime con quién sales y te diré qué piensa la gente

(c) Maitena

(no es que me sienta aludida, no, vale, para nada...)
(maitena es una genio)

Etiquetas: ,


martes, agosto 14, 2007

 

Funcionario público

Tengo un dolor de espalda clavado a la altura del omóplato derecho desde hace semana y media. Ya lo sé, a nadie le interesa. Pero si no quieres leer cotidianidades estúpidas, ¿qué haces leyendo este blog?
Detente. Lo que viene después es más cotidiano aún.
Bueno, ayer me gradué. Fue, como todas las celebraciones en mi familia, tragicómico. Todo el mundo acabó gritando, y no es exactamente lo que uno espera de un día así. Pero aquí estoy, y estoy graduada. Supongo que eso es lo que importa.
Contaría algo de la oficina, de mi trabajo nuevo, donde llevo dos semanas, pero no se me ocurre una cosa más aburrida de la cual hablar, y lo aburrido también tiene un límite. Sólo diré que a veces, no queda más remedio que darnos cuenta de lo infinitamente pequeños y absurdos que somos los seres humanos. Y si hay una raza absurda, ésa es la del funcionario público. Y vamos, eso es lo que soy ahora.

Balada del mal genio
(Mario Benedetti)

Hay días en que siento una desgana
de mí, de ti, de todo lo que insiste en creerse

y me hallo solidariamente cretino
apto para que en mí vacilen los rencores
y nada me parezca un aceptable augurio.
Días en que abro el diario con el corazón en la boca
como si aguardara de veras que mi nombre
fuera a aparecer en los avisos fúnebres
seguido de la nómina de parientes y amigos
y de todo indócil personal a mis órdenes.
Hay días que ni siquiera son oscuros
días en que pierdo el rastro de mi pena

y resuelvo las palabras cruzadas
con una rabia hecha para otra ocasión
digamos, por ejemplo, para noches de insomnio.
Días en que uno sabe que hace mucho era bueno
bah tal vez no hace tanto que salía la luna
limpia como después de jabón perfumado
y aquello si era auténtica melancolía
y no este malsano, dulce aburrimiento.
Bueno, esta balada sólo es para avisarte
que en esos pocos días no me tomes en cuenta.

Etiquetas: ,


jueves, agosto 09, 2007

 

En serio no lo puedo creer

Tenía días sin escribir, porque entre el trabajo y la graduación no he tenido tiempo para nada. Pero ayer leí en el periódico algo que me indignó hasta los límites de mi capacidad para indignarme, y hoy, pasando por la Redoma de Guaparo, vi el objeto de la noticia en cuestión y sobrepasé mi propio récord.
En diversos lugares -estratégicos y particularmente visibles- de la ciudad de Valencia, el Gobierno Bolivariano de Carabobo ha colocado unas vallas que, al lado de las fotografías de mujeres en minúsculos trajes de baño, lleva el letrero: "La incitación al sexo genera violaciones". Las vallas, según, son parte de la campaña de "seguridad" del Gobierno.
Déjenme ver si entiendo: Si yo me pongo un bikini, o, sin ir más lejos, una minifalda, ¿estoy justificando que un hombre violente mi cuerpo? O bien, no yo, que no me parezco a las chicas de la valla, sino una mujer así de atractiva, que hay tantas en el país, ¿debe entonces andar con un burka, pues de lo contrario se expone a ser violada?
Ésa, señores, es una de las frases más antiguas del machismo, siendo reconocida y oficializada por un gobierno: "Ella se lo buscó". ¿Estamos retrocediendo a los tiempos en que la violación era un delito contra el honor, y una debía cumplir aquel retrógrado concepto de "decencia" para poder querellarse contra su agresor? ¿Qué clase de cosas pretenden sembrar en la mente de la colectividad?
Esto es la criminalización de la víctima llevada a su grado más extremo. Supongo que aquel que es robado tendrá la culpa, por tener un carro o una casa que le puedan robar; y aquel que es asesinado, tendrá la culpa: quién lo manda a estar vivo. Y, aunque no suelo estar de acuerdo con el decano de mi Facultad, Pablo Aure, lo citaré, porque esta vez lo estoy:
"Sólo falta que culpen a los niños por ser víctimas de la pederastia solamente
por ser, bueno, niños."

También en: La mujer es culpable de los delitos sexuales, en Talfin.

Etiquetas: ,


miércoles, agosto 01, 2007

 

De concursos, palancas y opiniones sin fundamento

No me gusta hacer lo que voy a hacer a continuación. Pero quiero (a raíz de este post de Enza que generó esta serie de comentarios) asegurarme de que la gente tenga acceso a la información necesaria para llegar a las conclusiones que desee llegar.

Nací en Altagracia de Orituco, estado Guárico, en 1985. Hija de un maestro de primaria y de una oficinista.
Aprendí a leer a los tres años y comencé a escribir alrededor de los seis. Puras pendejadas. Cuando tenía como diez gané mi primer concurso literario, uno regional, recuerdo, a raíz de un cuento cuyo nombre escasamente recuerdo. Sí recuerdo el premio: un montón de libros.
A pesar de eso, dediqué casi todo lo que llevo de vida a escribir poesía, mala poesía, que, a pesar de todos mis esfuerzos, jamás me ha ganado más que algunos comentarios agradables de gente que la lee. Con eso, dicho sea de paso, me doy por servida.
En los últimos años me he dedicado a estudiar Derecho y a editar un par de revistas literarias de corto aliento, junto a otras personas, iniciativas efímeras por falta de fondos, entre otras cosas.
Hace un par de años (quizás tres) envié un material a Letralia, y su editor, Jorge Gómez, a quien no conozco, amablemente me lo publicó. Algo semejante ocurrió con el quincenario Letras, de la UCV, que me publicó el mismo cuento.
El siguiente año envié, con pocas esperanzas, un material a Monte Ávila Editores, con la intención de optar a sus talleres de Narrativa. Para mi sorpresa (mayúscula) me llamaron. Eso significaba tener que viajar a Caracas, desde Valencia, un día a la semana (martes), con trasnochos, gasto de dinero que no tenía, y el cierto peligro que implica Caracas (y La Bandera) para una carajita pendeja como yo. Pero le metí el pecho al asunto, porque los sueños lo vuelven a uno medio inconsciente.
Aprendí muchísimo. Mis compañeros fueron magníficos. Mi profesor, Carlos Noguera, también. Y lo digo así, y no me da vergüenza.
El año siguiente, según supe, Ana Teresa Torres se puso a revisar el directorio de firmas de Letralia, y encontró mi nombre por ahí. No había mayor información en esa ficha, pero a pesar de ello, me invitó a enviarle material para optar a participar en la II Semana para la Nueva Narrativa Urbana. Yo me alegré, de nuevo, de forma mayúscula, puesto que era un pequeño sueño que tenía por ahí guardado. Envié un cuento (que luego sería calificado de cursi y trillado, pero a quién le importa). El hecho es que me seleccionaron, y fui.
Entretanto, me dediqué a escribir un libro con todas las ideas para cuentos que se me ocurrieron durante el taller. Lo terminé, lo revisé, y lo envié al Concurso de Autores Inéditos de Monte Ávila. Junto con la declaración jurada de no haber publicado jamás un libro, puesto que es de ese modo. Y fíjense, gané. Gané con un libro del cual, exceptuando a los tres jurados, nadie puede opinar con bases ciertas, puesto que nadie ha leído siquiera una línea.
Eso es todo. Las conclusiones, de cada quien.

(No voy a responder comentarios a este post, si los hay. Aviso de antemano)

Etiquetas: , ,


This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]