This Page

has been moved to new address

la vida no trae instrucciones

Sorry for inconvenience...

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
la vida no trae instrucciones: octubre 2007

lunes, octubre 29, 2007

 

Cuánto vale mi blog


My blog is worth $12,984.42.
How much is your blog worth?



A ver... Con el dólar negro hoy a 6.700...
Son... (saco la calculadora, porque yo estudié Derecho por algo)... 86.995.614 Bs... (0 86.995 Bolívares fuertes)
Si tan sólo consiguiera quien me lo comprara...

Etiquetas:


domingo, octubre 28, 2007

 

Pérdida

"En el templo hay, grabado en una piedra, un poema titulado 'Pérdida'. Tenía tres palabras, pero el poeta las borró. No puedes leer la pérdida; sólo sentirla"
(Memorias de una geisha)

 

Esto es amor - Gioconda Belli

"Esto es amor, quien lo probó, lo sabe"
    (Lope de Vega)

La mente se resiste a olvidar las cosas hermosas,
se aferra a ellas y olvida todo lo doloroso,
mágicamente anonadada por la belleza.

No recuerdo discursos contra mis débiles brazos,
guardando la exacta dimensión de tu cintura;
recuerdo la suave, exacta, lúcida transparencia de tus manos,
tus palabras en un papel que encuentro por allí,
la sensación de dulzura en las mañanas.

Lo prosaico se vuelve bello
cuando el amor lo toca con sus alas de Fénix,
ceniza de mi cigarro que es el humo
después de hacer el amor,
o el humo compartido,
quitado suavemente de la boca sin decir nada,
íntimamente conociendo que lo del uno es del otro
cuando dos se pertenecen.

No te entiendo y quisiera odiarte
y quisiera no sentir como ahora
el calor de las lágrimas en mis ojos
por tanto rato ganado al vacío,
al hastío de los días intrascendentes,
vueltos inmortales en el eco de tu risa
y te amo monstruo apocalíptico de la Biblia de mis días
y te lloro con ganas de odiar
todo lo que alguna vez me hizo sentir
flor rara en un paraíso recobrado
donde toda felicidad era posible
y me dueles en el cuerpo sensible y seco de caricias,
abandonado ya meses al sonido de besos
y palabras susurradas o risas a la hora del baño.

Te añoro con furia de cacto en el desierto
y se que no vendrás
que nunca vendrás
y que si venís seré débil como no debería
y me resisto a crecerme en roca,
en Tarpeya,
en espartana mujer arrojando su amor lisiado para que no viva
y te escondo y te cuido en la oscuridad
y entre las letras negras de mis escritos
volcados como río de lava entre débiles rayas azules de cuaderno
que me recuerdan que la línea es recta
pero que el mundo es curvo
como la pendiente de mis caderas.

Te amo y te lo grito estés donde estés,
sordo como estás
a la única palabra que puede sacarte del infierno
que estás labrando como ciego destructor
de tu íntima y reprimida ternura que yo conozco
y de cuyo conocimiento
ya nunca podrás escapar.

Y sé que mi sed sólo se sacia con tu agua
y que nadie podrá darme de beber
ni amor, ni sexo, ni rama florida
sin que yo le odie por querer parecérsete
y no quiero saber nada de otras voces
aunque me duela querer ternura
y conversación larga y entendida entre dos
porque sólo vos tenés el cifrado secreto
de la clave de mis palabras
y sólo vos pareces tener
el sol, la luna, el universo de mis alegrías
y por eso quisiera odiarte como no lo logro,
como sé que no lo haré
porque me hechizaste con tu mochila de hierbas
y nostalgias y chispa encendida
y largos silencios
y me tenés presa de tus manos mercuriales
y yo me desato en Venus con tormentas de hojarasca
y ramas largas y mojadas como el agua de las cañadas
y el ozono de la tierra que siente venir la lluvia
y sabe que ya no hay nubes,
ni evaporización,
ni ríos,
que el mundo se secó
y que no volverá jamás a llover,
ni habrá ya nieve o frío o paraíso
donde pájaro alguno pueda romper
el silencio del llanto.

Etiquetas:


 

En la doliente soledad del domingo - Gioconda Belli


Aquí estoy,

desnuda,
sobre las sábanas solitarias
de esta cama donde te deseo.

Veo mi cuerpo,
liso y rosado en el espejo,
mi cuerpo
que fue ávido territorio de tus besos;
este cuerpo lleno de recuerdos
de tu desbordada pasión
sobre el que peleaste sudorosas batallas
en largas noches de quejidos y risas
y ruidos de mis cuevas interiores.

Veo mis pechos
que acomodabas sonriendo
en la palma de tu mano,
que apretabas como pájaros pequeños
en tus jaulas de cinco barrotes,
mientras una flor se me encendía
y paraba su dura corola
contra tu carne dulce.

Veo mis piernas,
largas y lentas conocedoras de tus caricias,
que giraban rápidas y nerviosas sobre sus goznes
para abrirte el sendero de la perdición
hacia mi mismo centro,
y la suave vegetación del monte
donde urdiste sordos combates
coronados de gozo,
anunciados por descargas de fusilerías
y truenos primitivos.

Me veo y no me estoy viendo,
es un espejo de vos el que se extiende doliente
sobre esta soledad de domingo,
un espejo rosado,
un molde hueco buscando su otro hemisferio.

Llueve copiosamente
sobre mi cara
y sólo pienso en tu lejano amor
mientras cobijo
con todas mis fuerzas,
la esperanza.

Etiquetas:


 

Abandonados - Gioconda Belli


Tocamos la noche con las manos
escurriéndonos la oscuridad entre los dedos,
sobándola como la piel de una oveja negra.

Nos hemos abandonado al desamor,
al desgano de vivir colectando horas en el vacío,
en los días que se dejan pasar y se vuelven a repetir,
intrascendentes,
sin huellas, ni sol, ni explosiones radiantes de claridad.

Nos hemos abandonado dolorosamente a la soledad,
sintiendo la necesidad del amor por debajo de las uñas,
el hueco de un sacabocados en el pecho,
el recuerdo y el ruido como dentro de un caracol
que ha vivido ya demasiado en una pecera de ciudad
y apenas si lleva el eco del mar en su laberinto de concha.

¿Cómo volver a recapturar el tiempo?

¿Interponerle el cuerpo fuerte del deseo y la angustia,
hacerlo retroceder acobardado
por nuestra inquebrantable decisión?

Pero... quién sabe si podremos recapturar el momento
que perdimos.

Nadie puede predecir el pasado
cuando ya quizás no somos los mismos,
cuando ya quizás hemos olvidado
el nombre de la calle
donde
alguna vez
pudimos
encontrarnos.

Etiquetas:


jueves, octubre 25, 2007

 

Tomado de Facebook (No comments de mi parte)




martes, octubre 23, 2007

 

He venido a explicar por qué no estoy

Alguno habrá notado (¿alguien? ¿no? ¿nadie?) que no he andado por estos lares casi en el último mes. Pues bien, no fue intencional dejar mi pobre, pequeño blog abandonado de este modo, y me dolió en el alma no poder participar en el Blog Action Day, pero les juro que tengo una buena razón.
No. Es mentira. Bueno, tengo unas tres o cuatro malas razones.
Primera: Desde el domingo antepasado tengo una gripe voraz de ésas que vienen con fiebre rompehuesos y tos de perro. No se me ha quitado. No me siento bien.
Segundo: El jueves me ascendieron de trabajo. No se emocionen. Cobro lo mismo. De hecho, tengo tres meses en el trabajo y aún no me llega el primer pago. Pero tengo una oficina para mí sola, el triple de responsabilidad y de trabajo y un poco más de respeto. También tengo una laptop en mi oficina, que no tiene sino intranet (intranet oficial, o sea, la página del Mintra, la del IVSS, la del INPSASEL) y no se conecta a ninguna de las ocho redes inalámbricas disponibles, porque tiene un sistema de bloqueo que no he logrado descifrar. Exacto. O sea, auxilio.
Tercero: Empecé una maestría. En Ciencias Políticas. Y en italiano. Y yo no hablo italiano. Pues eso, que estoy bien loca. O sea que tengo clases de la maestría, y clases de italiano, y son carísimas, y no he cobrado. Así mismo está la cosa.
Cuarto: Mis relaciones personales no andan muy bien. No más comentarios al respecto. Ahora que lo pienso, es factible que el resto de los puntos tengan alguna influencia en este ítem.
Quinto: Mi economía tampoco anda nada bien. Eso ya lo expliqué, y no sé qué tenga que ver eso con mi blog, pero es algo que me estresa y me impide a veces pensar en otras cosas (como posts).
Sexto: Los escasos minutos que me he conectado a Internet esta última semana (no más de diez en cada oportunidad) no paso de entrar a mi Facebook, que abrí hace poco, y eso para que mis amigos no crean que estoy muerta.
Séptimo: Llego a mi casa de noche, medio muerta, a encender la televisión y desplomarme en la cama. No tengo tiempo para prender la computadora. Me quedo dormida viendo Los Simpson en Fox.

Vaya, eran más puntos de los que creía. No sé a qué viene tanta excusa. Quizás sean para mí misma. Pero sí les cuento algo: Creo que mi libro sale en noviembre. No sé. Ojalá. Espero volver por aquí en menos de una semana. Si no he vuelto, es que no pasa nada importante. Como es usual.

Etiquetas:


This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]