This Page

has been moved to new address

la vida no trae instrucciones

Sorry for inconvenience...

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
la vida no trae instrucciones: enero 2008

martes, enero 29, 2008

 

Emigración, exilio, asilo, refugio

(*) Advertencia: El siguiente post es una divagación por completo incoherente sobre cosas que no le importan a nadie, de modo que si, como a mí, te molestan los escritos que no tienen ideas principales y secundarias, un argumento o alguna clase de hilo conductor o conclusión, te recomiendo que omitas su lectura.

Cinco horas de cola para hacer el trámite del pasaporte. ¿Cuántos cuentos se pueden leer en cinco horas? ¿Cuántos besos se pueden dar en cinco horas? ¿Cuántos sueños se pueden crear en cinco horas?

No sé.

No leí cuentos ni di besos ni creé sueños. Sonreí escasas veces y la mayor parte del tiempo sólo me esforcé por ver el asunto con optimismo: a fin de cuentas, si no hubiera estado allí, me habría encontrado frente a un escritorio colmado de papeles, de trámites administrativos y trabas burocráticas, atendiendo a trabajadores malhumorados y sindicalistas muchas veces agresivos. No era que me estaba perdiendo de gran cosa, tampoco.

Mi profesora de francés (Madame, o en todo caso Stéphanie, pero nunca, jamás, Madame Stéphanie) dice que soy “natural” para el idioma. Bien por ella, lo que soy yo, no entiendo nada, y tengo un arroz con mango tal en la cabeza que no sé por momentos a cuál de los cuatro idiomas que medio machuco pertenecen ciertas palabras (y digo que los medio machuco, porque no hablo ni entiendo bien ninguno de los cuatro, ni siquiera el español). Hace unos días intentaba hacerme entender en inglés (por Messenger) con la editora de una revista, y estuve a punto de decir algo como je ne capisco pas lo que you are saying. Sí, se me hizo muy difícil sostener una conversación en esos términos. Tengo los cables cruzados. Igual, a veces no sé si me hablan de derecho civil, laboral o administrativo, y confundo apelación con recurso y jurisdicción con competencia. Pero eso ya es un asunto de distinta gravedad y origen: la educación fragmentaria que recibí en la universidad.

Divago, sólo divago. Vi algo que sé que una amiga mía debe saber, sé que debo decírselo, y sé que yo moriría al enterarme (siendo yo, mucho más siendo ella). Sólo no sé cómo decírselo para que le duela lo menos posible, por dónde empezar, cuál hombro ofrecerle para que llore, qué palabras de apoyo decirle después que ayuden a menguar su dolor. Me pregunto, qué palabras necesité yo que me dijeran, cuáles fueron ésas que nadie atinó a decirme, y sólo entonces entiendo que tales palabras no existen, y que si existen son mentira, y quizás sea por eso que las necesitaba. Porque a veces la verdad es un sitio donde no hay refugio posible, y uno quisiera esconderse en el autoengaño. Pero no se puede.

No se debe, corrijo. Todo se puede. (Todo me es lícito, pero no todo me conviene, o algo semejante dice la Biblia. Que no es que yo crea mucho en ella, lamentablemente, pero de que dice cosas sabias las dice).

(Creo –y me disculpan la digresión- que y yo sabemos más que bien que todo se puede, pero no todo se debe).

Releo el post y me doy cuenta de que, entre lo del pasaporte y los cuatro idiomas que maltrato, parece que quisiera irme del país. Pero no, sólo quiero viajar. Una semana a un sitio, dos a otro, regresar a casa. Lo que me falta, en esa ecuación, (aparte de dinero) es un lugar adonde regresar.

A veces los viajes son maneras de escapar de la vida que tenemos; a veces son intentos de escapar de uno mismo. Tengo un par de amigos/as a los que les obsesiona viajar. Es probable que sean, también, entre mis afectos, aquellos que están más inconformes, más incómodos consigo mismos. Yo tampoco soy del grupo de las más cómodas. Huyo constantemente de mí. Es por eso que, más que una casa, más que una familia, quisiera hallar en mi interior un lugar a donde volver siempre. Dejar de ser una refugiada de guerra de mi propio ser.

Firmar una tregua, una amnistía, un tratado de paz conmigo misma. Ojalá fuera tan fácil.

Etiquetas:


miércoles, enero 23, 2008

 

Mujer colonizada

Tomado del blog de la paisana Tcalo, quien a su vez lo tomó del sitio Mujeres Públicas. Clic para ampliar: tienen que leerlo.

Etiquetas:


 

Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana.

Al proclamarse en 1789 en Francia la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, ésta no contemplaba como sujetos de derechos a las mujeres, ya que con la palabra "hombre" no se refería a la humanidad, sino sólo a los varones. Esta discriminación motivó la actitud de protesta de Olimpia de Gouges (1748-1793): tomando como modelo el texto de la Declaración de 1789, publicó en 1791 La Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana. A causa de sus paralelas y constantes críticas contra la represión jacobina, Olimpia de Gouges fue acusada de reaccionaria y murió guillotinada dos años más tarde.

Preámbulo
Las madres, hijas, hermanas, representantes de la nación, piden que se las constituya en Asamblea Nacional. Por considerar que la ignorancia, el olvido o el desprecio de los derechos de la mujer son las únicas causas de los males públicos y de la corrupción de 105 gobiernos, han resuelto exponer en una declaración solemne, los derechos naturales, inalienables y sagrados de la mujer a fin de que esta declaración, constantemente presente para todos los miembros del cuerpo social les recuerde sin cesar sus derechos y sus deberes, a fin de que los actos del poder de las mujeres y los del poder de los hombres puedan ser, en todo instante, comparados con el objetivo de toda institución política y sean más respetados por ella, a fin de que las reclamaciones de las ciudadanas, fundadas a partir de ahora en principios simples e indiscutibles, se dirijan siempre al mantenimiento de la Constitución, de las buenas costumbres y de la felicidad de todos.
En consecuencia, el sexo superior tanto en belleza en coraje, como en los sufrimientos maternos, reconoce y declara, en presencia y bajo 105 auspicios del Ser Supremo, los Derechos siguientes de la Mujer y de la Ciudadana.

1- La mujer nace libre y permanece igual al hombre en derechos, Las distinciones sociales sólo pueden estar fundadas en la utilidad común.

2- El objetivo de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles de la Mujer y del Hombre; estos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y, sobre todo, la resistencia a la opresión.

3- El principio de toda soberanía reside esencialmente en la Nación que no es más que la reunión de la Mujer y el Hombre: ningún cuerpo, ningún individuo, puede ejercer autoridad que no emane de ellos.

4- La libertad y la justicia consisten en devolver todo lo que pertenece a los otros; así, el ejercicio de los derechos naturales de la mujer sólo tiene por límites la tiranía perpetua que el hombre le opone; estos límites deben ser corregidos por las leyes de la naturaleza y de la razón.

5- Las leyes de la naturaleza y de la razón prohíben todas las acciones perjudiciales para la Sociedad: todo lo que no esté prohibido por estas leyes, prudentes y divinas, no puede ser impedido y nadie puede ser obligado a hacer lo que ellas no ordenan.

6- La ley debe ser la expresión de la voluntad general; todas las Ciudadanas y Ciudadanos deben participar en su formación personalmente o por medio de sus representantes. Debe ser la misma para todos; todas las ciudadanas y todos los ciudadanos, por ser iguales a sus ojos, deben ser igualmente admisibles a todas las dignidades, puestos y empleos públicos, según sus capacidades y sin más distinción que la de sus virtudes y sus talentos.

7- Ninguna mujer se halla eximida de ser acusada, detenida y encarcelada en los casos determinados por la Ley. Las mujeres obedecen como los hombres a esta Ley rigurosa.

8- La Ley sólo debe establecer penas estrictas y evidentemente necesarias y nadie puede ser castigado más que en virtud de una Ley establecida y promulgada anteriormente al delito y legalmente aplicada a las mujeres.

9- Sobre toda mujer que haya sido declarada culpable caerá todo el rigor de la Ley.

10- Nadie debe ser molestado por sus opiniones incluso fundamentales; si la mujer tiene el derecho de subir al cadalso, debe tener también igualmente el de subir a la Tribuna con tal que sus manifestaciones no alteren el orden público establecido por la Ley.

11- La libre comunicación de los pensamientos y de las opiniones es uno de los derechos más preciosos de la mujer, puesto que esta libertad asegura la legitimidad de los padres con relación a los hijos. Toda ciudadana puede, pues, decir libremente, soy madre de un hijo que os pertenece, sin que un prejuicio bárbaro la fuerce a disimular la verdad; con la salvedad de responder por el abuso de esta libertad en los casos determinados por la Ley.

12- La garantía de los derechos de la mujer y de la ciudadana implica una utilidad mayor; esta garantía debe ser instituida para ventaja de todos y no para utilidad particular de aquellas a quienes es confiada.

13- Para el mantenimiento de la fuerza pública y para los gastos de administración, las contribuciones de la mujer y del hombre son las mismas; ella participa en todas las prestaciones personales, en todas las tareas penosas, por lo tanto, debe participar en la distribución de los puestos, empleos, cargos, dignidades y otras actividades.

14- Las Ciudadanas y Ciudadanos tienen el derecho de comprobar, por sí mismos o por medio de sus representantes, la necesidad de la contribución pública. Las Ciudadanas únicamente pueden aprobarla si se admite un reparto igual, no sólo en la fortuna sino también en la administración pública, y si determinan la cuota, la base tributaria, la recaudación y la duración del impuesto.

15- La masa de las mujeres, agrupada con la de los hombres para la contribución, tiene el derecho de pedir cuentas de su administración a todo agente público.

16- Toda sociedad en la que la garantía de los derechos no esté asegurada, ni la separación de los poderes determinada, no tiene constitución; la constitución es nula si la mayoría de los individuos que componen la Nación no ha cooperado en su redacción.

17- Las propiedades pertenecen a todos los sexos reunidos o separados; son, para cada uno, un derecho inviolable y sagrado; nadie puede ser privado de ella como verdadero patrimonio de la naturaleza a no ser que la necesidad pública, legalmente constatada, lo exija de manera evidente y bajo la condición de una justa y previa indemnización.

Epílogo
Mujer, despierta; el rebato de la razón se hace oír en todo el universo; reconoce tus derechos. El potente imperio de la naturaleza ha dejado de estar rodeado de prejuicios, fanatismo, superstición y mentiras. La antorcha de la verdad ha disipado todas las nubes de la necedad y la usurpación. El hombre esclavo ha redoblado sus fuerzas y ha necesitado apelar a las tuyas para romper sus cadenas. Pero una vez en libertad, ha sido injusto con su compañera. ;Oh, mujeres! ¡Mujeres! ¿Cuando dejaréis de estar ciegas? ¿Qué ventajas habéis obtenido de la Revolución? Un desprecio más marcado, un desdén más visible... ¿Qué os queda entonces?, la convicción de las injusticias del hombre.

La Otra Media Humanidad: Las mujeres en la historia. (Amnistía Internacional)

Etiquetas:


lunes, enero 21, 2008

 

Never again - Kelly Clarkson



(traducción de la letra, de nuevo poco confiable, por mí)

Espero que el anillo que le regalaste le deje el dedo verde
Espero que cuando estés con ella en la cama
pienses en mí
Nunca le desearía a nadie nada malo, pero no te deseo nada bueno
puedes saberlo
por las llamas que queman tus palabras

Nunca leí tu carta
porque sabía lo que dirías
Me das esa respuesta de escuela dominical
esperando solucionar así todo

¿Duele
saber que nunca estaré ahí?
Apuesto a que te jode
ver mi rostro por todas partes
Fuiste tú
quien eligió acabar así
Fui la última en enterarme
Sabías perfectamente lo que ibas a hacer
Y no digas
que es que te perdiste
Puede que ella te crea,
pero yo nunca lo haré,
Nunca más

Si es cierto que conoce la verdad
te merece
Una esposa trofeo, ¡ay, qué linda!
La ignorancia es felicidad,
Pero cuando llegue tu hora
y haya acabado contigo
-porque acabará contigo-
Morirán juntos, pero solos...

Me escribiste una carta
No pudiste decírmelo a la cara
Me das esa respuesta de escuela dominical
Ve a arrepentirte a otro sitio

¿Duele
saber que nunca estaré ahí?
Apuesto a que te jode
ver mi rostro por todas partes
Fuiste tú
quien eligió acabar así
Fui la última en enterarme
Sabías perfectamente lo que ibas a hacer
Y no digas
que es que te perdiste
Puede que te crean,
pero yo nunca lo haré,
Nunca más

Nunca más volveré a escucharte
Nunca más volveré a echarte de menos
Nunca más volveré a depender de ti
Nunca,
Nunca más volveré a besarte,
Nunca más volveré a querer hacerlo,
Nunca más volveré a quererte,
Nunca...

(para la letra en inglés, clic aquí)

Etiquetas:


domingo, enero 20, 2008

 

Je ne t'aime plus - Manu Chao



parfois j'aimerais mourir tellement j'ai voulu croire
parfois j'aimerais mourir pour ne plus rien avoir

parfois j'aimerais mourir pour plus jamais te voir


je ne t'aime plus mon amour

je ne t'aime plus tous les jours

je ne t'aime plus mon amour

je ne t'aime plus tous les jours


parfois j'aimerais mourir tellement y a plus d'espoir

parfois j'aimerais mourir pour plus jamais te revoir

parfois j'aimerais mourir pour ne plus rien savoir

traducción (de nuevo, poco confiable, porque es mía)

a veces me gustaría morir, quise tanto creer,
a veces me gustaría morir, para no tener nada más,
a veces me gustaría morir para no verte nunca más...

No te amo más, mi amor,
no te amo más cada día,
no te amo más, mi amor,
no te amo más cada día...

A veces me gustaría morir, queda tan poca esperanza,
a veces me gustaría morir para no volver a verte nunca más,
a veces me gustaría morir para no saber nada más...

(
¿Verdad que la música no pega con una letra tan cortavenas?)

Etiquetas:


sábado, enero 19, 2008

 

Don't bother - Shakira



"So dont bother
I wont die of deception
I promise you wont ever see me cry
Dont feel sorry

And don´t bother
Ill be fine
But she's waiting
The ring you gave to her will lose its shine
So dont bother, be unkind

I'm sure she doesn't know
How to touch you like I would
I beat her at that one good
Don't you think so?

Shes almost 6 feet tall
She must think Im a flea
I'm really a cat you see
And its not my last life at all..."


traducción personal:


"...así que no te molestes,
no moriré de decepción,
te prometo que nunca me verás llorar,
no lo lamentes...

y no te molestes,
estaré bien,
pero ella está esperando,
el anillo que le diste perderá su brillo,
así que no te molestes, sé cruel...

Estoy segura de que ella no sabe
tocarte como yo lo haría,
le gano al menos en eso,
no lo crees?

Ella mide casi seis pies,
debe pensar que soy una pulga,
en realidad soy un gato, ves,
y ésta no es mi última vida..."

Etiquetas:


 

Escaleras mecánicas


(Fragmento de una novela que nunca alcancé a escribir)

Escaleras mecánicas. A veces -más de las que quisiera- la vida es para mí tan sólo un gran montaje de escaleras mecánicas. O rampas. Rampas de ensamblaje, por las que paso en homogénea fila con otros tantos iguales, todos idénticos, vestidos con la misma marca de ropa, viendo el mismo canal de televisión y tomando la misma marca de gaseosa.

Siento que me empujan dentro de la marea humana que sube por las escaleras del metro -un gran animal con miles de pies que se mueven todos en la misma dirección-, hasta ser empaquetada al vacío dentro de un vagón cualquiera. Sin embargo, aún aspiro a que mi rampa sea, por lo menos, una de equipaje, y que en algún momento alguien me reclame como suya entre los paquetes idénticos que siguen dando vueltas.


viernes, enero 18, 2008

 

El club de los intachables - Luis Fernández

Es común que vayamos por la vida con una prioridad: conseguir el respeto de los demás.

Esto es algo que no sólo queremos, sino que parecemos necesitarlo como el aire que respiramos. Nos es imprescindible ser respetados en el trabajo, que nuestros vecinos hablen bien de nosotros, que nuestro entorno social nos tenga en alta estima. Luego, somos personas dignas, apegadas a la moral y a las buenas costumbres, de reputación intachable. Ahora, existimos.

Como usted también desea a toda costa ser miembro del club de los intachables, usted emprenderá una serie de acciones muy tradicionales. Se graduará de algo muy serio, tipo abogado o ingeniero si desea continuar la empresa de su padre. Si es una niña muy dada a convertirse en ama de casa ejemplar, estudiará, por ejemplo, educación preescolar o psicopedagogía. El ingeniero y la psicopedagoga se casarán “bien”.

Tendrán una boda muy linda que será reseñada en la prensa. Tendrán hijos hermosos e inteligentes y se mantendrán en forma con la ayuda del deporte y el quirófano. Con el tiempo sus hijos se graduarán de ingenieros y educadoras y se perpetuará así la especie.

Sin embargo, observados con lupa, la vida de este selecto club dista mucho de ser feliz. El respetable ingeniero, en plena crisis de edad mediana, se divorciará de la psicopedagoga y tendrá como se estila una amante que podría ser su hija. La exhibirá ante sus amigos “maduros” para demostrar que es aún un macho. La llevará de rumba hasta el amanecer y al llegar a casa no sólo se la cogerá como corresponde, la preñará aunque después no pueda cargar al niño por el lumbago.

El ingeniero no divulgará nunca que la amante, ahora madre de su nieto, perdón, hijo, se parece demasiado a su ex, aunque más joven, es decir, con más energía para joderle la vida. La nueva y joven esposa está feliz, pues al casarse con el viejo adinerado ha conseguido entrar al club después de mucho esfuerzo, porque está visto que vejucón pelabola no levanta carajita. Por su parte, en el otro vértice de este triángulo, la ex se sentará con las amigas del club, que se encuentran en la misma situación, a jugar compulsivamente en el bingo y a hablar pestes de la bichita destroza hogares, porque está claro que al hombre que la dejó por vieja y por gorda lo sigue amando con toda su alma, u odiando, que en este caso da igual.

Qué cosa tan linda. Esta es la clase de amor que se fomenta en el club de los intachables. Este triángulo es el que se estila, el que está apegado a la tradición y dentro del cual hay que vivir para ser respetados.

Aunque podría suceder un milagro. La ex podría encontrarse un buen día con un hombre, tal vez un tanto menor, que le hiciera el amor salvajemente y la obligara a tomar las riendas de su vida. Pero eso no es algo que una mujer intachable vaya a hacer. Figúrese, además de vieja y gorda, puta y chuleada, eso jamás. Usted, allí, en el triángulo, sufriendo amargamente, pero cómoda en su respetabilidad.

Podría el sujeto, antes de dejarla por vieja y gorda, ponerse en contacto con su lado femenino y preguntarse cuáles son las necesidades emocionales de esa mujer que no sólo es la madre de sus hijos, sino la que ha compartido la vida con él. Pero eso es una vaina de maricones.

Él, allí, en el triángulo, que es lo conocido, lo que el club fomenta.

Para alcanzar la felicidad tendría usted que ir en contra de lo establecido.

Tendría que correr ciertos riesgos.

Tendría que importarle muy poco el qué dirán y la opinión de terceros, tendría tal vez que sacrificar su reputación.

Y eso es algo que no está dispuesta a hacer la mayoría. Y cómo, ¡con el trabajo que costó lograr el respeto de la sociedad! Después de todo lo que se hizo para pertenecer al ansiado club, no va usted a echar todo eso por la borda.

En resumidas cuentas, ¿qué sentido tiene en esta vida ser feliz?.


(Me lo traje de: http://www.chovet.com/nojile/

Etiquetas:


jueves, enero 17, 2008

 

Quién sabe

"El amor es una amistad con momentos eróticos"

(Antonio Gala)

Etiquetas:


miércoles, enero 16, 2008

 

Tonterías que no son cuentos, I: “Viceversa”

Para alguien que quizás lo sabe
A decir verdad, era un fenómeno interesante, si se lo analizaba con desapego. Pero no era factible que ella lo viese de esa manera. Para ella, el tener que convivir a un tiempo con la estricta repulsión y la atracción inevitable que sentía hacia él, era un serio problema.
No se trataba, tampoco, de esa extraña fascinación que nos lleva a veces –en especial, cuando somos niños- hacia las cosas horribles y repugnantes de la naturaleza. Por el contrario, ambos efectos, en su caso, coexistían separadamente, uno al lado del otro en el orden de sus emociones.
No era odio, ni siquiera algo semejante. Era la sencilla aversión que le causaba su pedantería; esa desagradable autosuficiencia que exudaban sus comentarios; ese aire de prepotencia con que se hallaba barnizado cada uno de sus gestos. A veces, al escucharlo, casi no podía resistir la tentación de escupirle en la cara todo lo que pensaba de sus opiniones sentenciosas, artificiosamente complicadas, que parecían tener por objeto la más completa incomprensión por parte del interlocutor.
No era amor; imposible. Era simple atracción. Simple, pero poderosa. Era descubrirse, de vez en cuando, observando fijamente la forma en que sus labios se movían al hablar, o siguiendo a sus finas manos, blanquísimas, describiendo arcos en el aire durante uno de sus largos soliloquios. Era darse cuenta de que la grave voz con que emitía esos mismos comentarios que la sacaban de quicio, le resultaba sensual, casi irresistible. Era a veces, descubrir algún rasgo suyo en cualquier hombre en el metro o en la calle –los mismos ojos penetrantes detrás de unos lentes de montura, o quizás la misma sonrisa escurridiza y esquiva- y percibir un leve cosquilleo en un lugar indefinido, que la hacía sentir incómoda consigo misma.
Ella pensaba –aquellas veces que se permitía pensar sobre este hecho- que esa oscura atracción que sentía hacia él, no podía equipararse al fuerte rechazo que le inspiraba su personalidad. Pero el problema –ése que ella se negaba a admitir- era que ambas sensaciones se debían, precisamente, a su personalidad. Había algo nocturno en él; algo oculto, que se escurría subrepticiamente tras su mirada, en el tono de su voz; algo, que le hablaba de fantasmas escondidos, de traumas del pasado, de otras personas habitando su espíritu. Algo, que la hacía preguntarse –sin alcanzar, sin atreverse a formularse la pregunta, ni siquiera en su mente- de qué innombrables cosas sería capaz en la intimidad de una habitación.
Pero ella prefería no insistir sobre ese punto. Evitarlo, esconderlo, hacer como si no estuviera ocurriendo, pues la sola sensación que le ocasionaba verlo era como si una serpiente venenosa se desenroscara danzando dentro de su alma: era descubrir que quizás había también algo nocturno, algo oscuro en ella, algo que se hallaba dormido y que sólo despertaba ante su presencia.
El problema era, entonces, que ella presentía de su parte una simétrica sensación de atracción y desprecio hacia ella. Todos eran capaces de ver los dardos que iban y venían entre uno y otro cuando se cometía el error de dejarlos en la misma habitación: críticas mordaces, insultos velados, a veces simples juegos infantiles que no alcanzaban ni siquiera a herir. Pero sólo ellos –porque ella estaba segura de que él también- podían ver las chispas saltando entre ambos, esa tenue capa que flotaba sobre el mutuo rechazo y que de vez en cuando los hacía traicionarse en una media sonrisa o un comentario amable.
Con el paso del tiempo dejarían de verse. Sin embargo, a ella no le importó. Siguió encontrando su mirada en otros rostros, tras unos lentes de montura, en el metro, o sus manos largas y blanquísimas eligiendo algún ejemplar en una librería, y sintiendo el mismo cosquilleo indefinido que no se parecía en nada al amor, pero que se asemejaba un poco, eso sí, al sexo. No se preocupó por lo que había quedado pendiente, porque sabía que algún día –o más bien, alguna noche- irían a parar a algún evento común, sus miradas se encontrarían sobre una copa de vino tinto y sabrían que había llegado el tiempo para ambos.

Etiquetas: ,


martes, enero 15, 2008

 

Rímel para no llorar

Dice el médico que tengo gastritis. Me ha mandado cinco medicamentos y me ha prohibido todo lo que es rico.
Eso significa que ya no necesito ponerme a dieta.
(Me dice una amiga que existen otras cosas ricas, aparte de comer).
De no comer, de tanto llorar, he adelgazado cinco kilos en un mes.
Estoy en mi peso ideal, me veo magnífica.

Creo que no es bueno llevar el pasado
De compañero en el puesto de al lado
Algunos dicen que la vida es un viaje
Será mejor disfrutar del paisaje
A todos nos gusta mirar hacia atrás
Pero yo escojo no verte más
Me voy buscando una suerte mejor
Voy a arrancar el retrovisor
(Caramelos de Cianuro - Retrovisor)

Las paredes de mi cuarto están llenas de recuerdos, de malos recuerdos. De tristeza.
De modo que este fin de semana cerraré la puerta tras de mí, y saldré a bailar hasta el amanecer.

I’m better off without you anyway
/ Estoy mejor sin ti de todos modos
I thought it would be hard but I’m ok
/ pensé que sería duro, pero estoy bien
I don’t need you if you’re gonna be that way
/ no te necesito si va a ser de esa manera
'cause with me, it’s all or nothing
/ porque conmigo, es todo o nada
I’m sick of this shit, don’t deny

/ estoy harta de esta mierda, no niegues
You’re a waste of time
/ que eres una pérdida de tiempo
I’m sick of this shit, don’t ask why
/ estoy harta de esta mierda, no preguntes por qué
I hate you now

/ te odio ahora
So go away from me
/ entonces, vete lejos de mí
You’re gone, so long
/ te has ido, hasta nunca
I can do better, I can do better
/ puedo conseguir algo mejor
(Avril Lavigne - I can do better)

Me han dicho que estoy pálida. Me veo al espejo, y es cierto. Para eso está el maquillaje.
Ya he llorado suficiente, no me quedan más lágrimas. Pero, por si acaso, me pongo rímel. No puedo llorar, porque se corre.
Me pongo tacones y me pinto los labios. Me miro al espejo, y me reconozco. Soy otra, pero tengo suficiente tiempo para llegar a conocerme. No hay prisa. Salgo a trabajar.

Hoy, ella se ha puesto color en las pestañas
Hoy le gusta su sonrisa, no se siente una extraña
Hoy sueña lo que quiere sin preocuparse por nada
Hoy es una mujer que se da cuenta de su alma
Hoy vas a descubrir que el mundo es sólo para tí
que nadie puede hacerte daño, nadie puede hacerte daño
Hoy vas a comprender que el miedo se puede romper con un sólo portazo
Hoy vas a hacer reir porque tus ojos de han cansado de ser llanto (...)
Hoy vas a ser la mujer que te de la gana de ser
Hoy te vas a querer como nadie te ha sabido querer
Hoy vas a mirar pa´lante que pa´ atrás ya te dolió bastante
Una mujer valiente, una mujer sonriente, mira como pasa
Hoy nació la mujer perfecta que esperaban
ha roto sin pudores las reglas marcadas
Hoy ha calzado tacones para hacer sonar sus pasos
Hoy sabe que su vida nunca más será un fracaso...
(Bebe - Ella)

Otra amiga me recuerda una cita viejísima, de cuando éramos inocentes y el futuro quedaba lejos:

Mi tejado y mi casa han ardido. Ya nada me oculta la luna que brilla.

Etiquetas: ,


 

Poesía desde Valencia

Los amigos del blog Poesía desde Valencia han tenido la cortesía de publicarme el poema que aparece en el post anterior. Les recomiendo visitarlos y, a los que escriben, colaborar. Que somos compañeros en este duro oficio de vivir de palabras.

Etiquetas:


sábado, enero 12, 2008

 

El amor y otras ficciones

El amor existe, claro. Qué otra cosa, si no, podría hacernos seguir adelante cuando sentimos que el alma se desgarra. Qué otra cosa nos haría dar demasiado, siempre demasiado, y no darnos cuenta jamás a tiempo cuando es momento de detenerse. Qué otra cosa podría hacernos morir y seguir viviendo a los ojos de los demás, sin ser nunca los mismos.


Fala que me ama / Só que é da boca pra fora / Ou você me engana / Ou nao está madura / Onde está você agora?... (Sozinho)


El amor existe, claro. No tendría, no tendré de nuevo, el descaro de negarlo. Faltaría definir, ya que existe, qué demonios es el amor. Tengo claro que no tiene que ver, ni se parece, a los globos rojos y a los corazones de las tarjetas del 28 de febrero. Ni a los peluches. Ni a los bombones de chocolate. El amor no es dulce, ni es rosado, ni es suave. El amor golpea, hiere, trastorna. El amor mata, ya lo dije. Y quién sabe si sea un privilegio morir de ese modo.


"--Te advertí que ibas a salir herido.
-Es mejor herido que dormido como hasta ahora.
-Te gusta sufrir...
-A veces una herida te recuerda que estás vivo. Es esto el amor, mi estúpida muerte, es esto. Cómo explicártelo, pobrecita: si entendieras esto estarías viva..."
(De la película El lado oscuro del corazón)


El amor existe, aunque me encantaría negarlo. Pero no es eterno, no es inmortal, no trasciende a la muerte. No lo puede todo y no hace que todo sea posible. No basta con él para ser feliz.


"Amar es un pretexto para adueñarse del otro; para volverlo tu esclavo; para transformar su vida en tu vida. ¿Cómo amar sin pedir nada a cambio; sin necesitar nada a cambio?"
(El lado oscuro del corazón)


Y sin embargo, y lo confieso, a pesar del amor, me gustaría tanto albergar al menos una diminuta esperanza...


"he aquí el secreto más profundo que nadie conoce
(he aquí la raíz de la raíz y el brote del brote
y el cielo del cielo de un árbol llamado vida; que crece
más alto de lo que el alma puede esperar o la mente puede ocultar)
y éste es el secreto que mantiene a las estrellas separadas

llevo tu corazón conmigo (lo llevo en mi corazón)"
(e.e. cummings)



Etiquetas:


jueves, enero 10, 2008

 

Carla Bruni - L'amour

Etiquetas:


 

Otro breve fragmento de lo que estoy escribiendo

Él acerca el rostro al de ella –que yace en la cama, de espaldas- para un primer beso, apenas el roce de los labios, que poco a poco se enlazan más profunda y más intensamente. La mano de ella se posa en su nuca y sus dedos se enroscan en la cabellera castaña de él, quien –con cuidado, como quien intenta no ser descubierto- acaricia con suavidad el hombro izquierdo de ella, deslizando uno de los tirantes de su bata hasta dejar al descubierto un compacto seno –blanco, con minúsculas pecas en la medialuna superior- y por un instante se detiene, dudando sus labios entre atrapar la boca o el pezón rosado que parece aguardarlo, expectante.

y eran sus manos cálidas, un poco ásperas al tacto pero suaves para la caricia, y eran sus labios húmedos, transitando mi cuerpo y empezando a hacerme perder la cordura

Ella –los ojos entrecerrados, la piel temblorosa y un gemido que intenta escaparse del fondo de su garganta- comienza a buscar, bajo el cuello de la camisa, la piel de su espalda. En cada nuevo sismo que estremece su cuerpo, ella se aferra con más fuerza a los hombros de él, quien ahora torna a subir de nuevo por su cuello, mientras ella toma provecho de la oportunidad para abrirse paso entre su ropa y liberarlo, y liberarse, de los obstáculos que aún separan sus cuerpos.

sentía el contacto de sus manos como llamas que se acercaban a mi piel, y el susurro de mi cuerpo llamando al suyo era ya casi un grito, una imploración

Él extiende una caricia morosa por la piel, ya desnuda, de ella, y a mitad de camino palpa el clima, cálido y húmedo, que lo espera, para recibirlo ahora, abriéndose paso en ella, lentamente y sin pausas, mientras una boca cubre la otra y las lenguas juegan a una danza mortal.

y era él en mí y yo suya, siendo suya, siendo deseada, entregándome y siendo recibida, dejándome llevar por él, que me moldeaba con sus manos, con sus labios, con su lengua, como si de arcilla me hiciera mujer

Ella cierra los ojos y se deja llevar por la danza primitiva que domina su cuerpo: el mismo vaivén rítmico de cada mujer desde el principio de los tiempos; tambores que retumban en el centro de su plexo solar y se extienden haciendo girar sus caderas. Ella no intenta controlarlas: se entrega sin pensar a la fuerza primaria que se adueña de sus movimientos.

ese sonido sordo, rítmico, callado, estruendoso del que se llenaba mi cabeza hasta no poder escuchar mis propios pensamientos, hasta no tener pensamientos, quizás, se iba acelerando más y más en la medida en que mi cuerpo, en que nuestros cuerpos danzaban al compás de la música que sólo nosotros podíamos escuchar

El estallido es inminente. Una fuerza los eleva de golpe, haciéndolos flotar en la nada luminosa de la inconsciencia, y luego los deja caer, exhaustos, eufóricos, con la mente en blanco y el cuerpo aún palpitando, cubierto de sudor.

en medio del aturdimiento alcanzo a buscar en mi cuerpo, exánime, restos de tu olor, como siempre, de tu olor a musgo húmedo que dejas en mi piel cada vez después de hacer el amor

Ella –la respiración aún agitada, la noche cayendo afuera como un manto- abre los ojos y se confiesa a sí misma, sintiéndose vagamente culpable, el pensamiento que acaba de cruzar su mente. A su lado, fatigado, reposa Francisco, comenzando a transitar las márgenes del sueño.



(Leer fragmento publicado con anterioridad)

Etiquetas: , ,


 
(de Sir Paul Mc Cartney)

Tanto que decir,
nada que decir.

Mi amor está vivo,
mi amor está muerto.

Oigo su voz
en mi cabeza.

Tanto que decir,
nada que decir

Tanto que recordar
tanto que olvidar.

Mi amor está caliente,
mi amor está húmedo
como si fuera
la noche que nos conocimos.

Tanto que recordar
tanto que olvidar.

Tanto que decir,
nada que decir.

Etiquetas:


domingo, enero 06, 2008

 

Fe (Post tardío de Año Nuevo)

El texto predictivo de mi teléfono celular, por razones que desconozco, cierto día de diciembre me cambió la seña y cuando trato de escribir la palabra "de", escribe en primer lugar la palabra "fe". Cada vez lo cambio, pero lo sigue haciendo.
La Biblia dice que la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Yo no sé, por la sencilla razón de que la fe es algo que no sé cómo se siente, puesto que jamás lo he sentido. Sobre Dios, no entro en polémicas, por cuanto no tengo razones para afirmar que existe, pero tampoco me atrevo a decir lo contrario. Con frecuencia, en mis perfiles de internet, me declaro agnóstica. Yo qué sé, de nada, como para opinar. Lo que sé es que en mi corazón no ha existido jamás esa certeza, esa convicción de lo que no se ve. Y me pregunto si la fe (en general, no sólo la fe religiosa) tendrá algo que ver con la esperanza, y si todo esto será lo que lleva a mi ya conocido pesimismo.
Cierto es que espero que este año sea mejor que el anterior. Y no es que el anterior fuera malo, sino que empezó muy bien, continuó aún mejor y al final me dio un golpe en mitad del estómago que me hizo pensar, Vaya, a este año le caí gorda y quiere matarme a la salida. El caso es que no me dio con suficiente fuerza y heme aquí, empeñada en escribir una novela, empeñada en visitar París este año y conocer la Torre Eiffel, porque para qué luego si se puede ahora. Espero, como les digo, y si espero, debe ser que tengo alguna clase de esperanza, por lingüística básica.
En resumen. Escribo este tonto post sólo para que sepan que estoy de vuelta, y para dejar por acá una acción de gracias a todos los que me han escrito, comentarios, correos o mensajes de texto, para darme ánimos, para hacerme saber que están ahí o simplemente para recordarme que todos pasamos por las mismas cosas, que todos estamos hechos del mismo polvo.

Etiquetas:


This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]